www.motorpoint.com

Ha muerto una leyenda

Angel Nieto, el hombre que cambió el motociclismo español
Ampliar

Angel Nieto, el hombre que cambió el motociclismo español

13 títulos mundiales (12+1 según él) y 90 victorias en su carrera

Nuestro Director, Tomás Díaz-Valdés, se encuentra en Ibiza acompañando a la familia de Angel Nieto en estos tristes momentos. Conoció a Angel Nieto cuando este era un niño y ya no se separaron en toda su vida. Primero como su jefe en el taller de motos de Vallecas y, luego, como periodista por todo el mundo, contándonos las hazañas de este piloto que inició a toda una generación en el deporte del motociclismo. La última noticia es que su cuerpo será incinerado mañana a las tres de la tarde en Ibiza.

Tomás Díaz-Valdés no tiene el ánimo todavía para sentarse frente a su ordenador y contarnos cosas, esas cosas que él solo conoce, sobre nuestra leyenda de las motos. Era uno de los grandes amigos de Angel y los sentimientos le pueden en este momento tan triste.

Muchos son los que conocen este grado de amistad y conocimiento que tiene Tomás con Angel Nieto. Ha recibido multitud de llamadas y peticiones para que hiciera cualquier tipo de comentario. Incluso nosotros, sus compañeros en Motorpoint, no hemos conseguido sacarle ninguna palabra para publicar en nuestra web.

Pero tiene un libro escrito por él desde hace unos años escondido en uno de sus cajones. Un libro que uno no se quiere perder en cuanto empieza a ojearlo. Y se lo hemos sacado del cajón y nos hemos atrevido a publicar unas pocas líneas. Merece la pena leerlas. Y cuando Tomás tenga un mejor ánimo, seguro que nos deleita con muchas más anécdotas que le unieron de por vida a una leyenda ya y que nuca dejará de serlo.

"No recuerdo bien si estábamos en invierno o primavera. Recuerdo a un chico,más bien un niño, que no levantaba más de un metro del suelo. Rubio con ojos avispados. Se colocaba detrás del cristal del escaparate de la exposición de "Motos Las Palomas". Allí estaban las Derbi Olímpica y las Bultaco Tralla 101. Motos éstas que, por la limitación de espacio, se agolpaban las unas junto a las otras, en una superficie de 10 metros cuadrados.

Detrás estaba el taller, al que se llegaba por una puerta corredera y, junto a ésta, una pequeña oficina con una ventana a lo que podíamos llamar la "Exposición de motos". Desde este despacho observamos a ese chaval rubio de ojos avispados. Todos los días hacía lo mismo: se pegaba al cristal como una lapa.

Ante tanta expectación, un día le pregunté: - ¿Qué haces aquí todas las tardes? ¿No tienes que hacer los deberes en casa?

El Rubio, sin pensarlo, contestó con rapidez. Como si estuviera esperando la pregunta: -Yo quiero ser corredor de motos, como usted-.

Su claridad fue meridiana. En dos semanas, Angelito Nieto Roldán estaba limpiando motores y recogiendo las herramientas de aquel taller del Puente de Vallecas. Sin embargo, su objetivo no era el de aprender mecánica. Lo que quería era aprender a montar en moto. Decía que sabía utilizar la caja de cambios porque lo había aprendido en el motocarro de su padre.

Lo que más ilusión le hacía era el hacer entrega a los clientes de las motos nuevas. Les explicaba cómo se arrancaban y, al menor de los descuidos, les hacía una demostración de conducción por la calle de Carlos Martín Álvarez, que, en aquella época, solo tenía asfaltada una parte del pavimento.

-¿Quiere que vaya a la gasolinera para llenar el depósito?-, les preguntaba a los clientes. De esta manera, tenía la oportunidad de darse una vuelta más.

Ángel siempre ha tenido un gran poder de convicción. Era un chaval que, además de agudo, tenía ese don de conseguir lo que quería. A los clientes les hacía mucha gracia. Accedían fácilmente a sus demandas. Así nos convenció a todos los que estábamos en aquél pequeño negocio, incluidos los amigos que siempre y a lo largo de esta historia siempre le han apoyado, como Antonio Marqués Arias, Ángel Ortega Monje. Se contagiaron también del espíritu que aportaba aquel convincente –todavía un niño- de trece años.

Estaban convencidos que podía lograr sus objetivos. Quizás éste fue el motivo de centrarnos en él, y dedicarnos a conseguir una moto para que comenzara a competir.

En otra ocasión, le vimos por la zona de Palomeras Altas, en la puerta de una pequeña tienda de electrodomesicos que habían montado por esa zona. Entonces ya no se apostaba en la puerta, sino que se atrevió a hablar.

Me preguntó:- ¿Usted es ?Rock and Roll??- Le contesté afirmativamente.

-Yo es que quiero ser como usted. Quiero correr en moto, me dijo. Me llamó la atención el atrevimiento de aquel pequeño y avispado crío.

Le dije: -Pero tú donde debes estar es en el colegio, ¿no?

-Sí, pero lo que me gustan son las motos. El colegio no me gusta. Mi madre tiene una pollería en la calle Pedro Laborde y lo que hago es ayudarla, pero tampoco me gusta. Lo que me gustan son las motos. Las de carreras, como las que tiene usted. ¿Podría trabajar con usted? Puedo ayudarle en su taller, limpiar las motos. Sé desmontar algunas piezas.

-¿Y el colegio? –pregunté-

-Puedo venir después y cuando tenga vacaciones. No necesito que me pague. Lo haría gratis –contestó.

Ésta fue mi primera conversación con el que, con el paso del tiempo, se convertiría en una auténtica figura del deporte. Trece títulos mundiales –perdón, doce más uno- avalan una trayectoria que comenzó un 25 de enero de 1947 en Zamora, cuando Teresa y Ángel tuvieron al tercer hijo de la familia, tras Esperanza y Manolo.

Ángel, le pusieron de nombre, para no perder la continuidad de la saga de los Ángel Nieto. Lo de Manolo fue un nombre de la familia y se lo quedó el hermano mayor. Allí, en Zamora, la vida era dura. La madre trabajaba en lo que podía y el padre conducía camiones transportando mercancías de no recuerdo qué. No había manera de abrirse un futuro más o menos esperanzador. La familia Nieto-Roldán tenía otras expectativas. Tenían otras intenciones para conseguir un futuro mucho más acogedor."

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Motorpoint.com :: 2012 / Av. De La Industria, 13, planta 1, oficina 11 - 28108
Teléfono: 91 657 34 66 - Fax: 91 490 23 35 - ALCOBENDAS

Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.