28 de julio de 2021, 23:04:30
ACTUALIDAD

Todas las mecánicas lucen la etiqueta ECO


Audi Q5 Sportback, versatilidad deportiva

Sus precios, entre los 55.810 y los 83.330 euros que cuesta el SQ5 Sportback TDI.

Por Florentino García

La firma alemana sigue apostando por los SUV con silueta coupé, los denominados CUV. A la espera de que el próximo mes de julio se presente el nuevo Q4 Sportbanck, esta semana hemos tenido la oportunidad de tener la primera toma de contacto con el todocamino Q5 Sportback., el tercer SUV coupé de la marca de los cuatro aros, tras los Q3 Sportback y e-tron Sportback.


Fabricado en la factoría de San José Chiapa (México), se lanzarán de manera global durante la primera mitad de 2021, menos en China, puesto que para este mercado se construirá en la línea de producción CKD, en la fábrica de Changchun. Se trata de un Modelo que adopta elementos propios de las versiones Sportback, como son la nueva parrilla Singleframe en forma de panal de abeja, molduras laterales y la pronunciada caída del techo en su zaga, que también ha sido rediseñada. En definitiva, con una poderosa presencia, una característica intrínseca de los modelos Q de la marca, por lo que el nuevo Q5 Sportback no pasa desapercibido. Una parrilla que está flanqueada por grandes entradas de aire y los faros, con su distintiva firma lumínica en las luces diurnas, cuentan con tecnología LED de serie, o Matrix LED de forma opcional; como lo es también si se quiere, con las luces traseras con la innovadora tecnología OLED digital.

En este sentido, los clientes pueden elegir entre tres firmas de luz para la parte posterior a la hora de configurar el vehículo. Cada una de ellas cuenta con un patrón de iluminación dinámico para las funciones de apertura (“coming-home”) y cierre (“leaving-home”) del vehículo. Al seleccionar el modo dynamic en el Audi drive select, se adopta una configuración específica para ese modo. Y si otro vehículo se aproxima por la parte trasera a menos de dos metros cuando el coche está detenido, todos los segmentos OLED se iluminan para indicar una alerta de proximidad.

Con una longitud de 4,69 metros (7 milímetros más largo que el Q5 y 2 milímetros más bajo) lo que no varía es su anchura, así como el 0.30 de su coeficiente aerodinámico con el resto de la gama. Sin embargo, la línea de hombros, con un trazo continuo y elegante, enfatiza los pasos de rueda y, de esta forma, también pone de relieve la presencia de la tracción quattro. Mientras que los faldones laterales de las puertas otorgan al vehículo una imagen de estabilidad y robustez. Y la superficie que forma la zona acristalada en los laterales de la carrocería presenta un diseño descendente en el que la tercera ventanilla se estrecha claramente hacia la parte posterior. Además, la fuerte inclinación de la luneta y el diseño del paragolpes trasero contribuyen a que el nuevo Sportback transmita la de ser un vehículo con apariencia más dinámica.

Banqueta trasera plus

La amplia distancia entre ejes (2,82 metros) proporciona una gran habitabilidad. Y es que el interior transmite sensación de amplitud y donde, como en el resto de la gama Q5, cuenta con la nueva pantalla de infoentretenimiento MMI Touch de hasta 10,1 pulgadas y si hablamos de la línea de acabado interior S line le otorga un aspecto aún más deportivo, incluyendo una amplia selección de materiales, entre ellos la tapicería en piel Nappa fina. Mientras que si lo de hacemos de versatilidad, presenta un maletero cuya una capacidad es de 510 litros (hasta los 1.480 litros con los asientos traseros plegados) y aprovechando el espacio hasta el techo, cifras que para las versiones TFSI son 455 litros y 1.365 litros, respectivamente.

Pero cabe destacar en este apartado para el uso diario, la banqueta trasera plus, que cuenta con regulación longitudinal de distancia para las piernas de los pasajeros y con respaldos ajustables en inclinación. Sistema que si es necesario, puede adelantarse para aumentar la capacidad de carga del maletero y ganar 60 litros extra. Un maletero que se esconde tras un portón trasero que cuenta, de serie, con accionamiento eléctrico. Y en combinación con la llave de confort opcional, se puede abrir con un simple gesto del pie, algo muy útil cuando, por ejemplo, se tienen las manos ocupadas.

Mecánicas que lucen etiqueta ECO

Todas las mecánicas lucen etiqueta ECO, tanto las versiones Diésel: 35 TDI (163 CV) y 40 TDI (204 CV) como el gasolina 45 TFSI (265 CV) equipados con la tecnología Mild Hybrid (MHEV). Además, cuenta con dos versiones enchufables TFSIe (229 y 367 CV) y un SQ5 Diésel V6 de 341 CV.

El 35 TDI equipa el motor 2.0 turbodiésel con 120 kW (163 CV) y un par máximo de 370 Nm. La potencia del motor turbodiésel de cuatro cilindros llega a las ruedas delanteras a través de un cambio S tronic de siete velocidades. Con este motor, el Q5 Sportback acelera de 0 a 100 km/h en 9 segundos, y alcanza una velocidad máxima de 213 km/h. Mientras que el consumo homologado en el ciclo combinado es de 5,7-6,1 l/100 km. Y si hablamos del 40 TDI quattro, el 2.0 TDI entrega una potencia de 150 kW (204 CV) y un par máximo de 400 Nm. Acelera de 0 a 100 km/h en 7,6 segundos, y le permite alcanzar una velocidad máxima de 222 km/h. Cuenta de serie con un cambio S tronic de siete velocidades y la eficiente tracción quattro con tecnología ultra. Su consumo, 6,4-6,9 l/100 km.

En cuanto al gasolina de cuatro cilindros, el 45 TFSI quattro acelera de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos y alcanza una velocidad máxima (autolimitada) de 240 km/h. Este motor rinde una potencia de 195 kW (265 CV) y 370 Nm de par entre 1.600 y 4.500 rpm., mientras que su consumo se sitúa entre los 8,4 y 9,1 l/100 km.

Y llegamos a las versiones híbridas enchufables TFSIe de hasta 62 km de autonomía en modo eléctrico: el 50 TFSIe, con 220 kW (229 CV); y la más prestacional y de orientación más deportiva, el 55 TFSIe, con 270 kW (367 CV). El primero acelera de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos, registro que baja hasta los 5,3 segundos en la versión más potente. Y ambos tienen la velocidad máxima limitada electrónicamente a 239 km/h.

El sistema de propulsión lo conforma el motor 2.0 TFSI de cuatro cilindros de gasolina turboalimentado que equipa el Q5 45 TFSI, con una potencia de 195 kW (265 CV), combinado con un motor eléctrico síncrono integrado en la caja de cambios S tronic de siete velocidades. Para transmitir la potencia al asfalto se utiliza la eficiente tecnología quattro ultra.

La batería, de 14,4 kWh netos de capacidad (17,9 kWh brutos), permite a las dos versiones TFSIe alcanzar los 62 km según el ciclo WLTP. Los clientes pueden cargar cómodamente su Audi Q5Sportback TFSIe durante la noche en una toma de corriente doméstica, una operación que se completará en poco más de seis horas. Con el cable de serie, utilizando una toma industrial monofásica de 32 A, el tiempo de carga se reduce a tan solo 2,5 horas. Además del equipamiento correspondiente a cada línea de acabado en la gama del Audi Q5, todas las versiones TFSIe incorporan de serie el sistema de carga compact, el cable para recargar con corriente alterna en estaciones de carga pública a una potencia máxima de 7,3 kW y la banqueta trasera plus. Y en el caso del 55 TFSIe también se incluye de serie la llave de confort.

SQ5 Sportback TDI, la joya de la corona

Y en lo más alto de la gama, el SQ5 Sportback TDI, propulsado por un motor diésel de tres litros que genera una potencia de 251 kW (341 CV) y un par máximo de 700 Nm, que se mantiene constante entre 1.750 y 3.250 rpm. Sus prestaciones: de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos, con una velocidad máxima de 250 km/h, limitada electrónicamente. Un motor V6 3.0 TDI que incorpora dos tecnologías que reducen el consumo y mejoran la respuesta del motor. El sistema Mild Hybrid (MHEV) de 48 voltios recupera hasta 8 kW en las fases de desaceleración.

Con la electricidad almacenada en una batería de iones de litio, el SQ5 Sportback puede avanzar suavemente en modo de marcha por inercia con el motor apagado durante un máximo de 40 segundos, tras lo cual el potente alternador de arranque (BAS) lo vuelve a poner en marcha. Otro componente de alta tecnología que forma parte de la red de 48 V es el compresor eléctrico (EPC). Al iniciar la marcha o al acelerar con el motor girando a bajas revoluciones, ayuda a aumentar la sobrepresión y asegura una capacidad de respuesta espontánea. Y para cambiar de marcha de forma rápida y cómoda, el tiptronic de ocho velocidades.

Con tres niveles de equipamiento: Advanced, S Line y Black Line, el nuevo modelo de Audi ofrece todo lo imaginable en conectividad, infotainment y ayudas la conducción. Este SUV coupé también destaca por una serie de cualidades adicionales que aumentan su faceta práctica. Las versiones 40 TDI, 45 TFSI y el SQ5 TDI pueden remolcar hasta 2,4 toneladas (con frenos, pendiente del 12%); en el resto, la capacidad de remolque es de hasta 2 toneladas, incluso para las versiones híbridas enchufables.

El control de descenso garantiza la seguridad al conducir en pendientes pronunciadas sobre firme sin asfaltar. Y para una mayor distancia al suelo en conducción off-road, la suspensión neumática adaptativa, por lo que ajusta la altura de la carrocería en un amplio rango de 60 mm. La distancia al suelo puede aumentar hasta en 45 mm cuando se conduce por pistas o caminos, mientras que en autopista, a velocidades altas, la carrocería desciende automáticamente 15 mm para mejorar la eficiencia y la estabilidad, al reducir la resistencia aerodinámica y bajar el centro de gravedad.

Precios, ficha técnica y equipamiento gama Audi Q5 Sportback (click)

Revista de coches,.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.motorpoint.com