15 de julio de 2020, 7:50:46
MOTOCICLISMO

Opinión


Assen, ¡Qué recuerdos!

Reinagurado en 1955 está considerado como la "Catedral del Motociclismo"

Por Tomás Diaz-Valdés

Hace algo más de 50 años, el que esto escribe, fue por vez primera a ese conjunto de carreteras que configuraban el circuito de Assen.


Era, es una pequeña ciudad, agrícola y ganadera que, durante toda una semana, atraía la atención de miles de aficionados de toda Europa. Fue el año que la FIM (Federación Internacional de Motociclismo), ponía en marcha las nuevas limitaciones técnicas de las máquinas de Grand Premio.

Limitación de cilindros, numero de marchas y peso en las motos de 50, 125 y 250 c.c. Las categorías grandes, 350 y 500, se dejaron tal cual. La italiana, MV, dominaba en esta categoria con ligeras presiones por parte de Honda. La medida fue aprobada un año antes, gracias al apoyo de la Real Federación Española de Motocilismo, que, en cierta forma, tenía todo el poder con el apoyo delegado de las federaciones sudamericanas. Por otra parte, el español Nicolás Rodil del Valle, era el máximo dirigente del estamento internacional.

Fue un mazazo para los fabricantes japoneses. Se terminaba con una tecnología contra la que no podian competir las marcas europeas. Hacer motos de comptición de 50 cc de tres cilindros y veinte relaciones de cambio de marchas, era imposible para los fabricantes del viejo continente. Se hizo un reglamento a medida, más asequibles a la mermada economía de los fabricantes, especialmente, españoles, italianos, alemanes y artesanos de la cosa. De esta manera, Kreidler, Bultaco, Derbi, Ossa, Benelli,Tomos, MZ, Jamathi, Rotax, Maico.., entre otras, podían competir con éxito frente a las marcas japonesas.

Fue una decisión federativa que terminó con la supremacía de las marcas niponas. Honda se retiró, mientras que Yamaha, Kawasaki y Suzuki se ajustaron a la nueva normativa. Un hecho que cambio el "TT Dutch" y dio paso a las marcas alemanas, italianas y -¡como no!- las españolas Derbi, Bultaco, Ossa y la Montesa de los hermanos Villa.

Sin embargo, el ambiente, principal esencia de esta carrera, aumentó. Muchos técnicos holandeses, como fue el caso de Jan Thiel y Martin Mijwaar (+1988), que artesanalmente construyeron la Jamathi 50, conseguía llevar sus máquinas a lo má alto del podio. Una Jamathi, ganó la carrera del Dutch TT 1967 pilotada por Paul Lodewiijkx. La victoria del conjunto holandés, en terreno holandés y por delante del Campeón del Mundo, el aleman Hans Goerge Anscheildt (Suzuki), fue una apoteosis dificil de olvidar . Pero hubo más. Tras ellos, los holandeses Aalt Toersen, Jan de Vries y Jos Schurgers, montando las Kreidler alemanas, preparadas por Jorg Moller con el patrocinio de Van Veen, importador de la marca en los Paises Bajos.

Esto hizo cambiar la historia del motociclismo en general y del TT Dutch" en particular. Los años siguientes, vivimos en esta catedral del motociclismo muchas victorias españolas -incluso dobletes- como los de Angel Nieto en 50 y 125. La primera victoria de Jorge Martinez Salvadores "Aspar". Aquel memorable tercer puesto de Santiago Herrero, detrás de las Benelli de cuatro cilindros de Pasolini y Kel Carruthers, que le arrebató el título de Campeón del Mundo en 250 cc en la última carrera de aquella temporarada (Yugoslavia 1969).

Dicen que algo tiene el agua cuando la bendicen. Algo tiene Assen o el Dutch TT, que en cada edición sigue manteniendo el mismo prestigio que tuvo desde sus inicios. Unos recuerdos que hacen que, por mis mejillas, se deslicen lagrimas de las emociones vividas en Assen. Recuerdo aquellas desbandadas de aficionados por la calles de la localidad. Las gradas llenas de miles aficionados resguardados en sus sacos de dormir. Las miles de tiendas de campaña. Los pajares improvisados con grupos rockeros tocando la noche vispera de la carrera. Las miles de motos estacionados en las extensas campas alrededor del circuito.

Tantos triunfos de pilotos españoles en la ultima curva de la vuelta final. Un trazado donde la habilidad del piloto, a pesar de las nuevas tecnologías, se mantiene viva. No puedo olvidar la victoria de Nieto sobre Barry Shenne en 125 (1970), cuando dejó pasar al británico engañandole antes de la frenada y volverle a pasar en la"chicane" de la entrada a meta. ¡Qué recuerdos!

Revista de coches,.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.motorpoint.com