4 de diciembre de 2020, 17:48:39
ACTUALIDAD

Carrera Indianápolis


Indy 500: Takuma Sato gana por 2ª vez y día para olvidar de Alonso y Palau

Alau tiene un fuerte accidente y Alonso rompe el embrague

Por Manuel Vega

Las 500 Millas de Indianápolis siempre son espectaculares con 39 pilotos rodando muy pegados a más de 300 kms/h. Los accidentes contra los muros no bajan de media docena, como poco, en cada edición. Generalmente les suceden a los que tienen menos experiencia y el ejemplo más cercano para nosotyros fue el fuerte accidente de Alex Palau cuando iba muy bien colocado, siempre entre los 10 primeros. Lo de Alonso, cuando estaba en plena remostada, del 26 al 15, fuen un problema mecánico: se rompió el embrague.


Takuma Sato se llevó su segunda victoria en la Indy 500, después del triunfo de 2017, y, curiosamente, sus laureles parecen estar ligados a la participación en carrera de Fernando Alonso. El japonés, ex de la F1, estuvo en puestos de cabeza desde el primer momento, rondando el top 5 desde el principio y aprovechándose del rebufo de Dixon en la vuelta 160, de las 200 totales.

La carrera acabó bajo bandera amarilla, tras un accidente bestial de Spencer Pigot contra el muro de entrada a boxes. Afortunadamente, el piloto de Rahal Letterman salió del monoplaza con ayuda de los comisarios. Y Sato ya no tuvo que defenderse de Scott Dixon que le siguió marcando muy cerca durante las últimas 20 vueltas.

Alonso, al final, se lamentaba, pero con la moral muy alta. Al menos pudo cruzar la meta, cosa que no había conseguido en sus experiencias anteriores. “Habíamos hecho ya la mitad de la remontada, puesto 15 a mitad de carrera, y ahí nos quedamos sin embrague”, escribía el asturiano en sus redes sociales.

“Cada pit stop era una arrancada manual con mecánicos empujando, a la vieja escuela”, continuaba el español.

En el circuito, después de la carrera, estas fueron sus declaraciones: “Fue una carrera muy movida para nosotros, no tuvimos ni una vuelta de tranquilidad, ni una vuelta en la que todo estuviera bien, digamos. Estuvimos luchando desde el principio con el equilibrio del coche con mucho sobreviraje. Seguimos cambiando ese equilibrio en las paradas en boxes, reduciendo el alerón delantero, haciendo ajustes de neumáticos y luego empezamos a estar contentos con el coche”.

“Había logrado llegar a la posición 15 en la vuelta 110, que es donde queríamos estar. Pasamos la mitad de la carrera pasando del 26º al 15 º, pero después tuvimos un problema de embrague en el coche que no sabíamos cómo solucionar. Terminamos la carrera sin embrague, y además desde ese momento en cada parada en boxes teníamos que empujar el coche, poner la marcha y empezar. Eso nos costó una vuelta y, lamentablemente, mantuvimos esa vuelta hasta el final y no pudimos lograr nada más”.

Alex Palou protagonizó la quinta bandera amarilla en la vuelta 122, tras rodar 9º y haber marcado la segunda vuelta más rápida de la carrera hasta ese momento (tercera al final). El español perdió el control de su Dale Coyne Racing with Team Goh y golpeó fuertemente el muro exterior, poniendo fin a su primer sueño en Indy 500.

"No estoy 100% seguro de qué pasó. Creo que me fui demasiado largo, estaba tratando de completar el releo, pero las ruedas se estaban desgastando y yo seguía metiéndome al interior cada vez más. Es una pena, para ser sincero. Tenía una de los mejores coches ahí fuera. Me estaba divirtiendo mucho y cogiendo mucha confianza. Me estaba preparando para la última parada y esas últimas 22 vueltas y estar en el top 5, lo cual creo que era factible. Aunque ahora estoy muy triste, imagino que después lo veré con otros ojos", comentó nada más bajarse del monoplaza.

Revista de coches,.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.motorpoint.com