www.motorpoint.com

Mezcla italo-japonesa

Probamos el Abarth 124 Spider, menos MX-5 de lo que parece
Ampliar

Probamos el Abarth 124 Spider, menos MX-5 de lo que parece

Grandes dosis de diversión

Por David Alonso
x
davidmotorpointcom/5/5/16
lunes 04 de diciembre de 2017, 10:04h
Construido sobre la misma base y con apenas 10 CV extras el Abarth cuesta 10.000 euros más que un Mazda MX-5, ¿está justificado el sobrecoste?

La palabra "Abarth" la relacionamos automáticamente con pequeños juguetes italianos parecidos al Fiat 500, que hacen mucho ruido pero en este caso, todo cambia (exceptuando el ruido).

El Abarth 124 Spider es un deportivo biplaza con más genes japoneses que italianos. Se ensambla en la fabrica que tiene Mazda en Hiroshima, Japón, compartiendo la línea de producción con el Mazda MX-5.

Posteriormente es enviado a Mirafiori, Italia, para que los ingenieros italianos le den su toque especial añadiendo el diferencial autoblocante, los frenos Brembo de 4 pistones, el ruidoso escape Record Monza y la suspensión específica Bilstein, así como elementos decorativos interiores y exteriores.

"El Abarth se diferencia del Mazda principalmente por su radicalidad"

Carrocería 14 cm más larga y con tonalidades bicolor, un escape que suena mucho, tarados de suspensión y frenos mucho más duros y un motor 1.4 con turbo. El interior es idéntico en ambos coches a excepción de los logos en el volante y reposabrazos y el color de la esfera de las rpm. Esto supone que tenemos una pantalla táctil de 7" con su respectivo controlador, asientos Recaro calefactados y con equipo Bose integrado y los controles analógicos del aire acondicionado. Y ya está.

A pesar de ser algo secundario, el espacio interior es muy reducido y con apenas 140 litros de maletero no podremos meter ni dos maletas.

Propulsor

Al arrancar el coche, el estruendo de los escapes es sensacional y simplemente engranando la primera marcha nos percatamos de que no estamos ante un coche cualquiera. El duro embrague y los recorridos tan cortos de la palanca acentúan su deportividad. Es cierto que Abarth ofrece una opción manual pero ni la hemos probado, ni queremos hacerlo. Este cambio manual es perfecto.

Una vez alcanzada la temperatura de aceite óptima empezamos a estirar las marchas. Con 10 CV y 50Nm extras gracias al turbo, esperábamos una respuesta más contundente que la del 2.0 atmosférico del Mazda en la zona media del cuentavueltas pero no ha sido así. Al pesar 135 kg más que el japonés, la potencia extra se compensa. Además, los técnicos italianos han afinado el motor para que su entrega de potencia sea lo más lineal posible. Si no nos dicen que es turbo no nos damos cuenta.

En curva, mejora con creces la eficacia del MX-5. Recordemos que en nuestra prueba del Mazda MX-5 RF, uno de los aspectos negativos era la suspensión extremedamente blanda que, si bien acentuaba la diversión del coche a bajas velocidades, generaba grandes derivas en los desplazamientos de peso. El Abarth es mucho más seco y duro y con menos sobreviraje.

Prueba Mazda MX-5 RF

La cuarta generación del Mazda MX-5 trae debajo del brazo una carrocería inédita hasta ahora.

Leer más

Conclusión Abarth 124 Spider

El principal problema de este coche es su precio. Es cierto que su devaluación será mucho menor que la de sus competidores pero dado que por 30.000 euros podemos comprar un Fiat 124 Spider y piezas aftermarket para mejorarlo, el sobrecoste es muy complicado de justificar.

Ficha Técnica Completa

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios