Nieto, con Angel Ortega y Tomás Díaz-Valdés (Montjuic 1970)
Nieto, con Angel Ortega y Tomás Díaz-Valdés (Montjuic 1970)

Nieto,hoy, hace un año

Ha pasado un año de la muerte del mejor motorista español de todos los tiempos.

viernes 03 de agosto de 2018, 11:56h

El lunes me llamaron del diario "AS", en el que trabaje como jefe de sección del motor durante más de 30 años. Querían que les escribiera un comentario, un año después de la muerte de uno de mis mejores amigos, Ángel Nieto. Un desafortunado accidente y las consecuencias posteriores, se lo llevaron de esta vida. Muchos han sido los homenajes que se le han tributado en este año de ausencia. El comentario que público a continuación, es el mismo que hoy aparece en "AS". Es mi mejor recuerdo y homenaje.

Un año sin Ángel

Por Tomás Díaz-Valdés

Ha pasado un año. Y aunque digan que el tiempo hace el olvido. Continúa en mi memoria. No puedo olvidar aquellas palabras de Belinda, su compañera de las últimas tres décadas: “Se nos va, Tomás” Recordándolo, siento que se humedecen mis mejillas. A pesar del tiempo. Han sido muchos años de convivencia y casi sesenta de amistad. Le conocía tanto, como él me conocía mí. Vivimos juntos muchas etapas en la vida. Buenas y malas.

Cuando me llamó Jesús Balseiro solicitando este comentario, no lo dude. Era para mí periódico, “AS”. Durante más de treinta años de mi vida, escribí, en estas páginas, las mejores etapas deportivas de nuestro querido Ángel, mi amigo. Jesús, mejor que nadie, sabe lo que me costó escribir el comentario de la muerte de Angel. Estaba muy afectado. Fue en el tanatorio de Ibiza. Quería grabarme, pero empecé a teclear en su ordenador. Lo recuerdo perfectamente.

Como no puedo olvidar el día que conocí aquel chaval de doce años que todos los días se apostaba en mi tienda-taller. “Quiero ser corredor de motos”, insistía una y otra vez. Esta era su mejor virtud, la perseverancia. La misma que tienen los grandes campeones. Ante su constancia desmedida, le dije: “Para ser un buen piloto hay que empezar desde abajo. Coge la escoba y ponte a barrer”. Después, era tal su encanto, que hice su primera moto y aposté por él. Le ayude a entrar en el equipo Derbi. Le apoyé y critiqué en el resto de su vida deportiva. Desde estas páginas y desde la recordada revista “Velocidad” y “Motociclismo”, en las que colaboraba habitualmente.

Tengo que decir que, Ángel, al que apodamos “El Niño -le decoramos su primer casco con un chupete-, conseguía siempre sus objetivos. Tenía una perseverancia sin límite. Esta fue su mejor virtud, además de hacerse querer. Tenía ese encanto de los grandes, de los “número uno”. Cuando veo a Marc Márquez, me recuerda mucho a él. Eran otros tiempos, evidentemente. Pero el planteamiento, la estrategia, desmoralizar a sus contrarios, hacerse querer… Es lo mismo que hacía Ángel.

A pesar del tiempo, no puedo olvidar. Fueron tantos momentos agradables… Recuerdo aquellas victorias en Assen, de Brno, Spa-Francorchamps. Cuando se subió por vez primera a un monoplaza de F-2 y dejó a los que estuvimos en Silverstone, incluido a los dirigentes deportivos de BMW MotorSport, con la boca abierta, ante la sorpresa de los tiempos realizados.

Son tantos los recuerdos, que me cuesta, y mucho, relatarlo en este comentario. Sirva como mi modesto homenaje a la persona que mejor conocía y que, al mismo tiempo, me conocía. No puedo olvidar aquel 14 de septiembre de 1969, cuando logró su primer título mundial. En Opatija (Yugoslavia). Un día en el que, a punto estuvo que otro español, Santiago Herrero, conquistara el título de 250. Una caída nos privó de ello. Allí estábamos, como enviado especial de “AS”.

Siempre estará en mi mente el 3 de agosto del 2017, cuando los médicos, a las 4 de la tarde, nos informaban que nada podía hacerse. Descanse en Paz, el más grande entre los grandes. Qué pena que nos dejara de la forma que lo hizo. Siempre estará en el recuerdo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Revista de coches,

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.