Nos inundan con 48V

Coches Mild Hybrid ¿solución o parche?
Ampliar

Coches Mild Hybrid ¿solución o parche?

Todas las marcas se han apuntado a la moda

martes 22 de octubre de 2019, 13:39h
La necesidad de cumplir con normas anticontaminación cada vez más drásticas (media de 95 g/km de CO2 para toda la gama en 2020) y un nuevo ciclo de homologación de los consumos mucho más realista, han llevado a las marcas a centrarse en la electrificación de diferentes tecnoñogías.

Cada dos por tres, las marcas nos presentan nuevos modelos híbridos, hibridos enchufables o eléctricos. Pero por lo que sin duda han apostado todos es por los mild hybrid de 48 V.

¿Es, por lo tanto, una revolución? ¿Nos están vendiendo algo real o es sólo humo? La respuesta es bastante simple si la analizamos con tranquilidad.

La realidad es que no es una idea nueva. Mazda, con el sistema i-Eloop que pueden equipar sus modelos ya ha implementado una idea similar. También Dodge presentó un concept car en 2000, el ESX3 Concept equipado con un sistema mild hybrid de 42v.

Entonces ¿por qué han tardado tanto en adoptarlo las marcas? Muy sencillo: hasta ahora la normativa no era tan detrminante con la contaminación y no había demanda de esta tecnología.

Lo vemos más como un movimiento estratégico para cumplir con lo que se tiene que vender en la automoción a partir de ya (todos los modelos serán híbridos enchufables o eléctricos), pero hacerlo en tan poco tiempo es sencillamente irrealizable.

Sin embardo, adaptar una plataforma existente para la “hibridación leve” no es algo especialmente costoso, sobre todo si esa plataforma ya cuenta con versiones híbridas y eléctricas.

La idea de base de este tipo de híbridos de 48V es optimizar el uso del motor de combustión para únicamente mover el coche y que la energía de todos los sistemas auxiliares y los sistemas eléctricos del coche (climatizador, navegador, etc) provengan de otra fuente de energía.

A diferencia de un híbrido clásico, los de 48V no equipan un motor eléctrico sino que el motor térmico recibe la ayuda del motor de arranque/generador.

Con esta ayuda eléctrica se puede obtener más par motor y a un régimen muy inferior al de un compresor normal, que quita potencia del motor o al de un turbo, que necesita un mínimo de gases de escape para que gire.

En un híbrido de 48V, el motor de combustión se ve liberado de tareas, como alimentar los sistemas auxiliares del coche (bomba de agua, dirección asistida, etc), de seguridad activa (suspensión pilotada, ESP, ABS, etc) y de confort (climatizador, navegador, elevalunas, etc) y por lo tanto se reduce el consumo y las emisiones de CO2.

Muchos fabricantes apuestan por la hibridación leve por suponer una forma barata de reducir el consumo (el coste de una batería de plomo y ácido de nueva generación es exageradamente inferior al de una de iones de litio), así como las emisiones de sus coches (calculan un 15 % menos de CO2 de media).

Coches más caros, pero con etiqueta ECO

Y por ello, parece evidente que los mild hybrids son una solución temporal, una suerte de parche, antes de dar el paso definitivo hacia híbridos plug-ins y eléctricos puros.

Una solución para conseguir la pegatina de cero emisiones, aunque esto no sea verdad, y ayudan a las marcas a poner un precio más caro a sus modelos a una tecnología que no tiene futuro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Revista de coches,

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.