www.motorpoint.com

Dos deportivos compactos

Comparativa: Mercedes AMG A 35 vs VW Golf R
Ampliar

Comparativa: Mercedes AMG A 35 vs VW Golf R

Un recién llegado frente a uno ya establecido

lunes 23 de marzo de 2020, 12:45h
A su condición de coche supertecnológico el AMG A 35 (hoy por hoy, incluso más que algunos modelos de Mercedes de segmentos superiores), añade un potentísimo motor y si tiene algún rival es el Golf R que lleva más tiempo en el mercado.

Las dos compañías han dado en el clavo en lo importante, incluso aunque sus enfoques en diseño e interfaz de usuario difieran. Los asientos de ambos son cómodos y sujetan bien, la visibilidad también es buena en los dos, en particular en el Golf, de estrechos montantes, y sus volantes de tres radios no son ni muy gruesos, ni muy finos.

¿Y cómo se siente cada uno en carretera? Como su volante, el Mercedes resulta más grande que el Volkswagen y, sus mandos, desde el propio volante hasta los pedales e incluso mandos menos importantes, tienen más peso. Se podría esperar que en el Golf sobresaliera la solidez teutona, pero con este acompañante casi parece delicado, más alto y estrecho, y mucho más ligero en comparación con el A 35 de lo que las cifras sugieren.

Motores

Ambos son de 2 litros, con alrededor de 300 CV cada uno (el A 35 supera al Golf por 6 CV, con 306) y 400 Nm exactos los dos. En el Golf desde 2.000 rpm y en el AMG desde 3.000 vueltas. Ambos recurren también a una transmisión de doble embrague y siete marchas, así como a tracción a las cuatro ruedas, aunque hay 105 kilos de diferencia entre ellos, siendo el Golf el más ligero con 1.450 kilogramos.

Interiores

El Golf es un modelo comedido, sin muchas opciones para hacerlo más agresivo. El habitáculo es aún menos representativo que el exterior y resulta algo decepcionante, no por su calidad, que tiene la solidez típica de Volkswagen, sino por ser menos llamativo que el interior del más barato GTI, con su clásica tapicería a cuadros.

El interior del Mercedes, por su parte, tiene unos aburridos tonos grises, y has de gastarte 588 euros extra para que las pantallas del panel de instrumentos sean de 10,25 pulgadas y no de 7 pulgadas, para conseguir el mayor efecto panorámico.

Pero, en realidad, el interior del A 35 se siente más especial que el de ningún otro de su segmento, y aunque uno podría apañarse con la cantidad de menús y gráficos del coche –hay cuatro diseños para el cuadro de instrumentos y ninguno con la claridad del Golf–, Mercedes ha sido sensato y ofrece botones físicos para casi todas las funciones. También hay métodos de interacción más complejos, como el reconocimiento de voz.

Las dos compañías han acertado en lo importante, incluso aunque sus enfoques en diseño e interfaz de usuario difieran. Los asientos de ambos son cómodos y sujetan bien, la visibilidad también es buena en los dos, en particular en el Golf, y sus volantes de tres radios son muy semejantes, aunque el del A 35 es más grueso.

Tecnología

El AMG monta un cambio de doble embrague de siete velocidades y un modo Sport endemoniadamente rápido, anchas levas tras el volante y la función electrónica Race Start.

Añade una tracción integral variable, un sistema de amortiguación adaptativa y unos asientos deportivos con un contorno perfecto (por estos dos últimos elementos hay que pagar un extra).

El Volkswagen Golf R llega con DSG de siete velocidades y tracción 4Motion de serie, y opciones como las ruedas deportivas de 19 pulgadas, un regulador de chasis activo, un sistema de escape Titan de Akrapovic y una velocidad máxima de 263 km/h (de serie está limitada a 250).

Conducción

El Mercedes, en la zona media, la dirección es estable y cómoda, pero en cuanto giras con cierta vehemencia saca su lado salvaje. Aquí apreciarás mucho el mordiente de sus frenos, la armonía con la que trabajan sus dos ejes y, cuando yapisas a fondo, notarás cómo el compacto deja de serlo para convertirse en un deportivo de raza.

Todo se siente muy directo. Notas cómo el asiento deportivo te agarra el cuerpo con firmeza en cada empellón lateral cuando, en los fuertes cambios de apoyo, la zaga se desliza levemente para acompañar el compás del eje delantero y, rapidamente, retomas de nuevo la trayectoria correcta. La diversión al volante es total.

El Golf R resulta ser más rápido. Sus Michelin Cup 2 le dan un guiado en curvas extremadamente preciso, y en caliente, frena dos metros antes de 100 km/h a 0. La respuesta es mucho más neutral (lo que debe en gran parte a que su eje delantero carga con 80 kilos menos) y eso se traduce en el veredicto inapelable del crono.

Pero eso no significa que sea más deportivo que su rival. Es tan solo más eficaz. Porque los asientos no son tan firmes, ni tienen el agarre de los del Mercedes, y la dirección no es tan comunicativa. En cuanto al motor, el del Volkswagen no emite un rugido tan mecánico y estremecedor.

El A 35 se desenvuelve sobre asfaltos rotos mejor que ningún Clase A normal, o al menos te convences de que es más aceptable debido al carácter deportivo del coche. Aunque el Golf aun así se merienda las zonas más bacheadas con menos problema que el AMG.

El Volkswagen es en realidad el conjunto más redondo, igual de contento en una carretera de curvas que en ciudad o a toda velocidad en el carril izquierdo. El A 35 puede hacer todo esto, pero simplemente lo hace con menos celeridad y menos refinamiento.

Conclusión

Para esta comparativa hemos escogido dos modelos, uno, un recien llegado como el clase A 35 AMG y otro que esta en su etapa final de vida, el Golf R, que ademas es un modelo consolidado y que estará a la venta hasta el final de stocage en los concesionarios. Los dos montan tracción a las 4 ruedas y la potencia es la misma para ambos, además de tener unas prestaciones similares.

El propulsor es de 2 litros para ambos pero el modelo de la estrella tiene un carácter más serio, con un sonido más agresivo y es menos brioso que el Golf. El motor del Golf es ya conocido dentro del grupo y que tan buenos resultados le ha dado, denominado EA888. Sube más alegremente de vueltas y la respuesta es más directa, si bien el sonido que emana de los escapes Akrapovic que son opcionalales y tienen un precio de 4.060 euros no logra tapar el sonido artificial dentro del habitáculo.

El A35 es más divertido en conducción deportiva, cuando lo pones en modo Sport+ (modo palomitas) que el modelo de Wolfsburgo, esos petardeos al subir o bajar de marcha y esas sensaciones que produce....dicen que puede llegar a casar, pero en mi caso iria con ese tipo de modo de conducción activado todo el rato, en el resto de modos el sonido pasara inadvertido. Tambien en ese modo de conducción todo se pone más duro, suspensión, dirección, cambio y las reacciones son más directas. En ambos modelos disponen de selector de modos de conducción.

El interior del Mercedes, parece una nave espacial. Un pero es que tienes que desembolsar 588 euros extra para que las pantallas del panel de instrumentos sean de 10,25 pulgadas y no de 7 pulgadas, para conseguir el mayor efecto panorámico.

Pero, en realidad, el interior del modelo de la estrella es más moderno que el Golf y me atreveria a decir del segmento,Tiene cuatro diseños para el cuadro de instrumentos y ninguno con la claridad del Golf. El Mercedes ofrece botones físicos para casi todas las funciones, pero también hay métodos de interacción más complejos, como el reconocimiento de voz, que funciona realmente bien. Los asientos de ambos son cómodos y sujetan bien lateralmente, la visibilidad también es buena para ambos. En cuanto a los volantes multifunciíon de tres radios nos quedamos con el del A 35 que es más gordito y tiene mejor tacto.

En nuestra comparativa nos decantamos por el recien llegado el A 35 AMG. No es tan polivalente como el Golf, pero emociona más, y si vas a gastar 50.000 euros en un compacto deportivo, hay que tener esto presente. Sino podrías ahorrarte más de 10.000 euros y comprar un Hyundai i30 N o un Renault Megane Trophy, que es igual de práctico, no tiene peores prestaciones y produce las mismas sensaciones.

El Golf R sigue siendo un compacto polivalente, y uno de los mejores coches para "el mundo real" además de ser más redondo que su rival. El A35, al contrario, es el mejor compacto deportivo de AMG hasta la fecha, bueno ya no, ya que esta disponibe le la versión 45 AMG que desarrolla 421 caballos, convirtiendose en el compacto deportivo más potente del mercado, superando al modelo de los aros el Audi RS3 con 400 caballos, digno de ser comparado con el Golf. Tiene sus fallos, pero las imperfecciones nunca han hecho menos atractivos a anteriores AMG, ¿verdad?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios