Un compacto muy deportivo

Huyndai i30N Performance, el más potente de la gama
Ampliar

Huyndai i30N Performance, el más potente de la gama

Entra en lucha directa con el Ford Focus ST, Peugeot 308 GTI y Renault Mégane R.S.

miércoles 13 de marzo de 2019, 14:09h
El modelo que hemos probado está dotado del paquete Performance que supone: 25 caballos de potencia extra, un diferencial autoblocante, un equipo de frenos más potente, llantas de 19 pulgadas y un sistema de escape con una válvula que regula la cantidad de ruido y cuesta algo más de 4.000 euros respecto al de 250 CV.

Los coches que hemos nombrado anteriormente son solo algunos de los muchos nombres ilustres a los que el nuevo Hyundai i30 N tiene que enfrentarse. Habría que añadir el Golf GTI, 308 GTi, León Cupra, Civic Type R, un elenco que durante años ha protagonizado una dura y encarnizada lucha por ser el mejor compacto deportivo del momento.

Desde un principio, cuando nos pusimos al volante, se nota que estamos a los mandos de un modelo especial, pues la suspensión es dura (en el modo de conducción N, el más extremo, es tan dura que sólo parece aconsejable para carreteras perfectamente asfaltadas), se siente un poco más la rugosidad del asfalto en el volante y la dirección es más firme.

Es aceptablemente cómodo para uso diario y, a la vez, emocionante de conducir en carreteras de curvas. La dirección es más firme que la de un Peugeot 308 GTI (incluso en los modos de conducción menos deportivos) y tiene mejor tacto (la del Peugeot puede parecer un poco artificial).

la capacidad de tracción es buena, los frenos aguantan bien el uso intenso y los cambios de apoyo son rápidos y precisos, por su equilibrio, e incluso por su tacto, el Hyundai recuerda un poco al Volkswagen Golf GTI aunque lo hemos notado considerablemente menos confortable.

Exterior

El cambio del N con respecto a un i30 normal es considerable, tan radical es que pocos son los elementos de carrocería que se corresponden el uno contra el otro. Frontal nuevo, con parrilla rediseñada para absorber mayor cantidad de aire, nuevas aletas delanteras, ensanchadas para acoger llantas de hasta 19 pulgadas, y por supuesto nuevo culo, que tiene que dejar claras evidencias que esto no es un compacto al uso.

Interior

En el interior todo ese efecto extremo y salvaje se diluye. El habitáculo es casi idéntico al de cualquier Hyundai i30, y aunque esto no debe ser una pega como tal, sí que es cierto que no termina de acompañar al resto de la atmósfera. Eso sí, los detalles marcan la diferencia. El volante, por ejemplo, es específico para las unidades N, ligeramente ensanchado, cuenta con dos enormes botones que activan el modo performance y los diferentes modos de conducción, de los cuales te hablaré más adelante.

Mecánica

El tacto de los pedales es bueno, el de freno el mejor, porque es fácil aplicar la fuerza deseada y no más. El de embrague es algo duro, como todo el coche, y bastante del estilo «on/off», con poco recorrido muerto por debajo y por encima del punto en el que actúa. Hay que cogerle el truco para evitar pegar tirones entre cambio y cambio de marcha.

Lo que menos nos ha gustado es la posición de los pedales. Primero porque los tres están ligeramente desplazados a la derecha respecto de las caderas del conductor. Segundo, porque el espacio que hay entre el freno y el acelerador a veces es difícil de salvar para practicar punta-tacón.

El coche dispone de una función que emula dicha maniobra («Rev Matching»). Cuando sale bien el punta-tacón, en este coche es una gozada: el motor sube de vueltas al instante en vacío, por lo que se puede hacer con la rapidez y la seguridad de acertar, y el petardeo del escape en las reducciones añade un punto de dramatismo y emoción al que es difícil renunciar cuando se pilota un coche así.

Las llantas son de 19 pulgadas con neumáticos Pirelli PZero. Con las llantas de 18 pulgadas, la carrocería es 4 mm más baja que un i30 5p, y con las de 19, 7 mm más baja.

Motor

Aunque el i30 N es capaz de presentar dos potencias diferentes, 250 y 275 caballos, solo hablamos de un bloque; un motor de gasolina de dos litros de 16 válvulas que lleva acoplado un turbo que consigue un par de hasta 378 Nm entre las 1.450 y las 4.700 revoluciones.

El motor del i30 N es de cuatro cilindros en línea, tiene 2,0 litros de cilindrada y está sobrealimentado mediante un turbocompresor. El par motor máximo es de 353 Nm. Dispone además de una función «overboost» que incrementa un 8 % el par motor momentáneamente «y la aceleración entre un 6 y un 7 %».

La tracción es en las ruedas delanteras y el único cambio de marchas disponible es manual, de seis relaciones. El disco del embrague es «de alta resistencia» y los sincronizadores del cambio de marchas van recubiertos con carbono.

El par y la potencia son gestionados por una caja de cambios manual de seis velocidades, a la cual se le han acortado los recorridos, reforzado el embrague y el sincronizador a base de carbono.

Al volante

Existen cinco modos de conducción: Eco, normal, Sport, N y Custom. A diferencia de otros coches, estos están configurados para que se noten los cambios. De hecho el coche se transforma por completo entre uno y otro mapa.

En el modo Eco obtenemos una buena respuesta, pero se nota que el acelerador está programado para ser esponjoso, aumentando la velocidad de forma progresiva para así procurar gastar algo menos. El modo normal es muy semejante, pero con un tacto algo más directo. En ambos casos suspensión, dirección y diferencial apenas varían su configuración, siendo estos modos los que más confort aportan.

El modo Sport está sobrado de carácter, con él activado el i30 N empieza a demostrar realmente que no es un compacto deportivo cualquiera. La dirección se endurece un poco, la suspensión se tensa mucho, el acelerador empieza a ponerse nervioso y el diferencial empieza a liberarse.

Gracias al cambio de marchas corto y preciso apenas se pierde fuerza entre las transiciones, y hace que el coche gane velocidad rápida. El motor de dos litros turbo es muy alegre, muy vivaz, y los 275 CV de la unidad probada resultan justos, precisos y correctos. No se necesita más.

Si pulsamos el botón derecho del volante, entrará en funcionamiento el modo N y es otro coche, pues si en los otros el i30 N corre, en este vuela. El cambio es exagerado, sobre todo la suspensión que se endurece de forma drástica. La sensación es de ir en un coche de altísimas prestaciones.

Consumo

En nuestro recorrido de consumo habitual, por autovía a 120 km/h, ha gastado 7,9 l/100 km. Es un gasto razonable, habida cuenta de la potencia del coche, de las ruedas (blandas y anchas) que lleva y de la capacidad de recuperar velocidad que tiene incluso al dejar caer de vueltas el motor.

La autovía por la que hacemos este recorrido tiene fuertes pendientes. Por una con la orografía menos exigente es posible obtener un consumo de siete litros de media y, en ciudad o en uso combinado, subir a 8,5 l/100 km. Evidentemente, si se usa toda la potencia del coche con frecuencia, el consumo se dispara por encima de diez y doce litros cada cien kilómetros.

Conclusión

Seguramente nos encontremos entre uno de los compactos deportivos más divertidos y que más sensaciones dinamicas produce. Por la diferencia de precio entre la versión normal y la Performance nos decantariamos por la versión de más caballos. Merece la pena desembolsar los 5.000 euros que hay entre uno y otro.

También existe la versión Fastback que tan de moda está. Pero para gustos están los colores. Es un coche muy polivalente, en el que podremos circular por la ciudad sin ningun tipo de problema y se convierte enseguida en un autentico deportivo. Su punto fuerte son las carreteras sinuosas que es donde se mueve como pez el agua. Una mencion especial hay que hacerla al sonido que produce el motor y esas explosiones que no pasaran desapercibidas.

En cuanto al equipamiento hay dos opciones. La normal y la Sky, que lleva de todo. La diferencia de precio es de 1.000 euros. El precio del Hyundai i30N Performance es de 40.250 euros. A esta cantidad habria que aplicarle un descuento de 6.000 euros. Se quedaria en 32.250 euros, un precio bastante contenido teniendo en cuenta el equipamiento que monta (gran diferencia con los modelos alemanes). Pocos coches dan tanto por tan poco.

Ficha técnica y precios Hyundai i30N (Pincha)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Noticias relacionadas


Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Revista de coches,

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.