Coche eléctrico de competición

Jordi Gené prueba el Cupra e-Racer en Montmeló
Ampliar

Jordi Gené prueba el Cupra e-Racer en Montmeló

"Que se preparen los pilotos para el brutal empuje que tiene"

lunes 26 de noviembre de 2018, 11:58h
Un piloto de pruebas nunca deja de aprender, experimentar y evolucionar. Eso es lo que nos cuenta Jordi Gené, que lleva meses inmerso en el desarrollo del CUPRA e-Racer. Su último gran reto es hacer competitivo este revolucionario coche de carreras, completamente eléctrico, que transformará la competición de turismos a partir de 2020.

Jordi Gené puso en pista en Montmeló ante el público de todo el mundo al CUPRA más joven, sofisticado y casi futurista. Lo hizo realizando un streaming en directo, para mostrar al mundo como pilotaba el CUPRA e-Racer, mientras desvelaba las peculiaridades técnicas y de conducción de esta tecnología, que tendrá su propia categoría en la Copa del Mundo de Turismos y, quién sabe, en cuantos campeonatos nacionales más a partir del año 2020.

“Todo es muy nuevo y para entenderlo bien hay que dar un paso atrás, no dar nada por conocido por mucha experiencia que se tenga. Hay que conocer este coche desde la base para, a partir de ahí, trabajar mucho. No conocía la tecnología con la que estamos trabajando y hay muchas cosas nuevas, cosas que hasta ahora no sucedían, como por ejemplo que el coche eche humo cuando lo estás enfriando. Hay que saber lo que está ocurriendo en cada momento, porque la gestión de las temperaturas es posiblemente una de las partes más difíciles de gestionar. Es una de las características más críticas de los coches eléctricos y sobre la que tenemos que trabajar más los pilotos. Hay otras cosas que son muy impactantes al principio, por ejemplo, la capacidad de aceleración. Es brutal, como la de un coche de Scalextric, que cuando le das al botón sale disparado y desaparece en las rectas. En este coche es igual y el piloto debe estar preparado para tal empuje”.

¿Cómo se pilota el CUPRA e-Racer?

“Su pilotaje es más difícil, en general. Por ejemplo, en el paso por curva: hay que frenarlo un poco más porque llevas más peso. Ahí es donde entra el trabajo del piloto y su trabajo en el set-up, para que este peso, que está muy bien repartido porque lo llevas centrado y muy bajo, no te juegue una mala pasada o comprometa tu trabajo. Este peso se nota más en las curvas largas, en las que el coche tiene una acentuada y clara tendencia a abrirse en la salida de la curva. Pero cuando viene la recta acelera un montón y lo que has sacrificado aplicando más frenada, lo compensas. Es una estrategia de pilotaje distinta, una conducción diferente”.

¿Qué herramientas te ofrece este coche como piloto?

“Herramientas hay muchísimas más que en un coche convencional. Tienes distintos modos de regeneración de energía y hay que optimizarlos todos para conseguir la mayor autonomía posible. En carrera hay que ser muy eficaz en este apartado para poder llegar hasta la bandera de cuadros siendo competitivo. Todo esto, más o menos, lo puedes gestionar desde el volante. Puedes seleccionar que el coche cargue más las baterías en las frenadas, o que la cargue solo cuando levantes el gas sin frenar; puedes gestionar el control de tracción de cada rueda incluso por separado… Hay muchos factores que puedes regular desde el volante en tiempo real. Esto provoca que el piloto tenga que pensar mucho más y todo esto te mantiene siempre más en vilo, no va a ser fácil. Y no hay que controlar únicamente el nivel de carga de la batería, sino también la temperatura de las celdas y de los motores… Hasta que no tengamos procesada toda esta información y el trabajo que exige para conseguir un óptimo funcionamiento, el piloto tendrá que estar vigilando y actuando de inmediato. Además del cuadro de mandos típico de los coches de carreras, tenemos otra pantalla en el volante desde la que podemos cambiar muchos parámetros de funcionamiento”.

¿Cambiará radicalmente la conducción de un turismo, tal y como la conocemos?

“No tanto: el pilotaje puro es el mismo, salvo por el tema de los pesos. Lo que resulta más complicado es todo lo relacionado con la gestión de la energía y la nueva electrónica. En las carreras de coches eléctricos cambian muchos factores y el coche va variando de comportamiento constantemente. Estamos acostumbrados a los coches de combustión, a salir para diez vueltas a fondo, con los únicos cambios de la degradación de los neumáticos y la efectividad de los frenos, en todo caso. Con el e-Racer la estrategia arranca desde la misma salida de boxes, y la vas a pagar en la última vuelta si has hecho algo mal. Además, todos estos factores cambian el comportamiento del coche. Si regeneras más energía, tienes que compensarlo con el repartidor de frenada, porque al levantar el pie del acelerador estás frenando más las ruedas trasera con el motor eléctrico. Además, la aceleración cambia dependiendo del modo de potencia elegido. El coche se comporta diferente y es muy variable. Las referencias de frenada te cambian en cada vuelta en función del rango de potencia y retención en el que vas, porque llegas a distinta velocidad. Realmente para un piloto es un reto importante. Mucho más de lo que parece desde fuera. Va ser muy interesante”.

Esta nueva forma de pilotar, ¿es comparable a algo que haya en la actualidad?

“Ahora entiendo mejor algunas cosas, en especial desde que estoy trabajando en el desarrollo del CUPRA e-Racer. Por ejemplo, cosas que me comentaba mi hermano Marc (ndr: Marc Gené, piloto de pruebas de Ferrari F1) sobre su trabajo con el KERS, lo que implica su funcionamiento y lo que ocurre cuando aceleran y, en especial, cuando frenan. Al principio tuvieron problemas con su reglaje, porque los coches bloqueaban, en ocasiones, en frenadas; o retenían tanto que se daban la vuelta. No es que fueran malos pilotos, es que hasta que se ha terminado de afinar esta tecnología era muy difícil pilotar esos coches. Tengo la suerte de que estoy tan metido en esta tecnología que estoy aprendiendo muchas cosas que otros pilotos no conocerán hasta que se evolucione más. De todas formas, aún hay mucho que hacer, mucho trabajo por delante, no solo de puesta a punto, también de gestión para facilitar la labor del piloto y de los propios ingenieros. Serán competiciones espectaculares y ya estamos cerca de tener la autonomía necesaria. Gracias a la tecnología de CUPRA, muy pronto llegarán las carreras de turismos completamente eléctricos”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Revista de coches,

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.