Llama la atención a su paso

Peugeot 508 GT casi un Premium
Ampliar

Peugeot 508 GT casi un Premium

Una estrategia muy estudiada por la marca del león

martes 25 de junio de 2019, 12:57h

Peugeot ha dado un salto de calidad evidente con la construcción de su nueva berlina Peugeot 508,que se posiciona casi a la altura de la mejor competencia alemana en su segmento. La versión GT Puretech de 225 CV que hemos probado es el mejor ejemplo de ello. Se ha convertido en uno de esos coches que hacen girar las cabezas. Con un estilo más agresivo, líneas muy marcadas y una silueta inconfundible inspirada en las carrocerías coupé

Peugeot ha preferido seguir confiando en su propio camino para crear un 508 que pretender hacerse sitio entre las marcas premium que copan este mercado. Así, el nuevo Peugeot 508 destaca por un diseño exterior más duro que conjuga unos nervios fuertes en toda la carrocería con una sutil caída en la zaga. El techo desciende de manera continua hasta la tapa del maletero cortada en bisel, dando al perfil una fuerza desconocida en la marca francesa hasta la fecha. Una forma de hacerse sitio entre las marcas premium que copan este mercado.

Exterior

El nuevo Peugeot 508 GT es más corto, más ancho y sobre todo, más bajo que el anterior. Su silueta es bastante cupé.Cierto es que es una unidad con detalles exteriores más deportivos, muy cuidada en su equipamiento y acabados, un perfecto ejemplo de lo que Peugeot es capaz de hacer con su 508.

Destaca por un diseño exterior más duro que conjuga unos nervios fuertes en toda la carrocería con una sutil caída en la zaga. El techo desciende de manera continua hasta la tapa del maletero cortada en bisel, dando al perfil una fuerza desconocida en los otros moelos de la marca.

Tiene una altura de 1.403 mm por 4.705 mm de largo y 1.859 mm de ancho. Es más bajo que un Audi A4 (1.427 mm) o que un BMW Serie 3 (1.435 mm), y también es más ancho (+17 y +32 mm respectivamente) aunque ligeramente más corto que ambos, con los va a competir en el mercado.

Esta sensación se refuerza sobre todo con un frontal en el que las líneas horizontales mandan en la parrilla y se prolongan con los faros, un capó muy musculoso y unos extremos laterales marcados por los cortes a cuchillo de la iluminación LED vertical. Por detrás ocurre lo mismo con numerosas líneas paralelas en horizontal y unos grupos ópticos LED enmascarados en una franja negra que los une, terminando en un gran portón trasero en lugar de una portezuela clásica de una berlina de tres volúmenes.

Interior

El salpicadero tiene un diseño muy original, cuyas líneas básicamente horizontales crean una buena sensación de espacio.Un detalle interesante es el hecho de optar por las puertas sin marco, al más puro estilo deportivo, algo que ha permitido hacer más bajo el coche, a pesar de que no goza de demasiada superficie acristalada, especialmente en las plazas traseras y sobre todo, en la luneta posterior.

Ha optado por un diseño completamente nuevo, bastante atrevido, que resulta sorprendente en un primer contacto. De hecho, está basado en el interior del Peugeot Exalt Concept, y es bastante fiel a este concept, por lo que el resultado es bastante vanguardista.

Lo cierto es que Peugeot ha arriesgado y se ha lucido con un interior bien acabado, distinto, fresco y con un aire muy moderno, además de maridar de manera acertada los materiales y sus formas en una disposición que sigue la línea horizontal del exterior.

Tras el volante, el puesto de conducción es el característico ya de Peugeot, con un volante muy pequeño de forma casi octogonal situado en una posición baja y la instrumentación colocada por encima. El cuadro de mandos es completamente digital con una pantalla de 12,3 pulgadas que muestra los mismos menús, animaciones y grafismos utilizados en el resto de modelos que lo equipan.

El cuadro de instrumentos digital es uno de los grandes atractivos del nuevo Peugeot 508. Sus graficos son múltiples y de calidad.El aspecto más llamativo en estas plazas delanteras es el i-cockpit, que llega a su tercera generación.

Muestra unos gráficos muy atractivos, configurables en varias pantallas, que ofrecen todo tipo de información de la conducción, la ruta que seguimos en el navegador, los sistemas de mantenimiento de carril activos, el consumo de combustible, etc. además del velocímetro y el cuentarrevoluciones clásico que en este caso, marca en sentido contrario al convencional. Es decir, la aguja va de derecha a izquierda, un detalle al que requiere acostumbrarse.

En el centro del salpicadero se sitúa la habitual pantalla digital del sistema de infoentretenimiento. Es de 10 pulgadas, y se maneja tanto de forma táctil como a través de los pulsadores que, a modo de teclas de piano, están justo debajo.

Esta disposición es vistosa y agradable de usar, de funciones rápidas y menús bastante claros, pero supone como en el resto de marcas que utilizan métodos similares, multiplicar los movimiento para manejar cuestiones básicas como la climatización.

En lugar de girar una rueda física, tenemos que ir a un menú y en ese menú pulsar una o varias veces hasta conseguir la temperatura que queremos. Más movimientos y más veces que apartamos la vista de la carretera.

En esta unidad probada, el techo solar panorámico (1.247 euros) da luz extra, y no perjudica en exceso la altura al techo, que es correcta a pesar de la línea cupé del coche. El túnel de transmisión es poco intrusivo, y aunque el respaldo de la plaza central puede utilizarse como apoyabrazos y es bastante rígido, el nivel de confort es bueno.

Motor y cambio

El motor de gasolina se nota potente y empuja desde muy abajo, de forma lineal y elástica hasta cerca de las 6.000 revoluciones. Es un motor acorde con la filosofía del coche: nada radical en su respuesta y muy agradable para un uso general. El 508 no es una berlina con filosofía deportiva, ni tan sólo en esta versión GT, aunque sus 225 CV no sean poca cosa.

Este motor es poco ruidoso y refinado, aunque su consumo es algo elevado. En nuestra prueba necesitó cerca de 8 litros de media a los 100 km., con una punta de consumo en ciudad de 9 litros y un mínimo de 6,7 litros en autopista.

El cambio automático, de 8 velocidades, funciona muy rápido y suave, y permite llevar siempre el coche en la relación óptima, no sólo para optimizar el consumo, sino también las prestaciones. Puede usarse en modo manual, accionándolo a través de unas pequeñas levas detrás del volante. En manual se pueden estirar algo más las marchas antes del cambio a la relación superior. No llega a bloquear la relación, pero sí permite un mayor dinamismo en la conducción.

Precio

Su precio es de 44.900 euros de base, a los que podemos sumar 6.492 euros de extras, como es el caso de la unidad analizada. Total: más de 51.000 euros, un PVP que también debemos considerar “Premium”.

Conclusión personal

El Peugeot 508 GT que hemos probado es un auténtico lujo en carretera y en viajes de media y larga distancia. Su motor traslada la sensación de máxima seguridad ante cualquier circunstancia que nos exija el recorrido de nuestro itinerario.

El salto de calidad de la firma francesa con este nuevo modelo también se corresponde con sus acabados en el interior del coche, donde el panel de dirección, así como el volante, asientos y tapicería, no tiene nada que envidiar a sus rivales de las marcas consideradas como Premium. Además, Peugeot, con muy buen criterio, incluye en su berlina todo tipo de facilidades para los pasajeros del vehículo. Al copiloto, en cuyo asiento puede encontrar todo tipo de aclimatadores y una reclinación casi plena, se puede incluir por ejemplo, dispositivos de masajes-o puntos de recarga de móvil.

La distancia trasera del habitáculo con el asiento del piloto u conductor desde fuera del vehículo parece menor de la que es, ya que la Batalla del coche consigue que los pasajeros tengan una comodidad superior a otros modelos similares.

La visibilidad nocturna es otra prueba que supera con creces. Viajar con este modelo por la noche es absolutamente recomendable, hecho que no podemos decir de otros muchos modelos. Sus faros full LED con sistema de cambio automático de luces cortas a largas y viceversa y función EVS en las curvas hacen una delicia la conducción nocturna.

Es cierto que en el modelo que hemos probado, se incluían extras como sistema Night Vision, que alerta al conductor sobre la posible presencia de peatones o animales a nuestro paso, hasta una distancia de 250 metros, gracias a la lectura de una cámara de infrarrojos, el freno automático de emergencia de última generación, que detecta peatones y ciclistas tanto de día como de noche, a velocidades de hasta 140 Km/h. Recomendamos incluir todos estas opciones y también el Full Park Assist o asistente de aparcamiento con cámara 360ª

En definitiva, un coche muy recomendable, tal vez un poco caro, pero que no está muy lejos de las berlinas Premium de Audi o BMW.

Juan Ussía

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Revista de coches,

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.