Twin Engine

Prueba del Volvo XC90 T8, SUV prestacional y ecológico
Ampliar

Prueba del Volvo XC90 T8, SUV prestacional y ecológico

408 CV

martes 03 de abril de 2018, 13:24h
La versión T8 del Volvo XC90 es la variante más potente, híbrida y enchufable que ofrece consumos irrisorios...en teoría

El Volvo XC90 T8 es un "rara avis" capaz de enamorar al más quemado de la casa, al más sofisticado y al más ecológico, ya que se trata de la versión más potente de la gama y además es híbrida enchufable.

Exterior

Visualmente el XC90 impone mucho. Mide casi 5 metros de longitud y el techo queda bastante alto. De hecho, hasta las llantas de 22" no parecen especialmente grandes integradas en el conjunto.

"Los faros traseros son fieles al diseño de la generación anterior, pero los delanteros cambian por completo"

Estos, compuestos íntegramente por una línea de LEDs, estilizan el frontal. Ahora parece mucho más moderno y la verdad es que consigue convencer a todas las personas que lo han visto.

Interior

Al abrir la puerta nos encontramos con el que, probablemente, sea el mejor interior de todo el segmento en cuanto a lujo y calidad de acabados. El cuidado que ha puesto la firma sueca en cada detalle es sencillamente sublime. No existe ni una sola zona que peque de mala calidad. El cuero de los asientos es extremadamente suave, así como el que recorre la mayor parte del habitáculo y volante. El salpicadero tiene varias superficies de madera. Pero de madera de verdad, descubierta, que sorprende al tacto. Y se combina con aluminio de primera calidad.

Otro elemento que llama mucho la atención es la palanca selectora de cambio que está diseñada en cristal trasparente y se retroilumina por la noche.

"Es un interior muy minimalista y la mayor parte de las funciones de los botones físicos se han agrupado en la pantalla táctil"

La habitabilidad, como no podía ser de otra forma en un coche de semejante tamaño, es muy buena. El espacio para las piernas y la altura libre al techo será más que suficiente para cualquier adulto. El maletero cuenta con 692 litros que se convierten en unos impresionantes 1.900 litros si abatimos los asientos.

Como extras fundamentales de nuestra unidad, destacamos el techo solar panorámico, el espectacular equipo de sonido Bang&Olufsen que, a parte de ser potentísimo, es una maravilla visualmente y la cámara de 360º, muy útil para aparcar un coche de semejante envergadura.

Como único contrapunto, las alfombrillas beige a juego con la tapicería serán beige durante el primer y segundo día del coche. Son muy bonitas, pero resaltan cualquier detalle de suciedad y son realmente complicadas de limpiar.

Al volante

Como hemos comentado previamente, lo más especial de esta versión es su sistema híbrido de propulsión. Con 408 CV y 640 Nm de par sus cifras podrían equipararse a las de un V8. Pero nada más lejos de la realidad, ya que su motor es un pequeño motor de 4 cilindros, 2.0 litros turbo y compresor (318 CV), ligado a unas baterías (65 kW). También cuenta con otro motor eléctrico, similar a un motor de arranque, que se encarga de hacer que el cambio entre motor térmico y eléctrico sea inapreciable.

Con todo esto, el T8 es capaz de recorrer, en el mejor de los casos, 40 km en modo puramente eléctrico. Es cierto que no es mucho, pero sin duda suficiente para trayectos urbanos diarios y, lo que es más importante, para poder contar con la pegatina de cero emisiones. Por tanto, el Volvo XC90 T8, con sus más de 400 CV y dos toneladas y media de peso, puede acceder al interior de las ciudades y aparcar gratuitamente sin ningún tipo de restricción.

Volvo homologa un consumo de 2,5 l/100km que en la práctica es imposible de conseguir. Es cierto que mientras las baterías estén cargadas, el consumo en ciudad es realmente bajo. El problema surge cuando se descargan. Los consumos entonces se disparan, pudiendo rondar los 10 l/100km en carretera y 13 l/100km en ciudad. Es cierto que dadas las medidas y potencia del coche no es un consumo exagerado, pero se aleja mucho de las "eco-cifras" de la marca sueca

.

Dinámicamente el coche es sensacional para el tamaño que tiene. Filtra muy bien las irregularidades del asfalto y, gracias a un buen aislamiento acústico, los viajes se nos harán muy cortos. En zonas reviradas cumple. Obviamente dista mucho del tacto que tiene un Porsche Cayenne, pero las enormes llantas y un reparto de par y potencia vectorial permite que no notemos la más mínima pérdida de tracción aún con todos los controles desconectados.

El motor estira mucho y muy bien, pero no suena acorde a lo que se espera de la versión más prestacional. Aún así, la sensación de aceleración de las baterías, junto al motor de combustión, impresiona.

Conclusión Volvo XC90

En definitiva, Volvo ha sabido mezclar muy bien su versión más ecológica con la más prestacional. Pero una vez más, al igual que hemos comentado en otras pruebas de híbridos enchufables, la compra de este modelo solo tendrá sentido si contamos con un enchufe en nuestro garaje y podemos realizar los trayectos diarios en modo puramente eléctrico. Si no es así, los consumos excesivos posicionan a las alternativas diésel como una compra mucho más lógica.

Fotografía: @povcar

Precios Gama Volvo XC90 (pincha)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Revista de coches,

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.