Comparativa coches eléctricos

Kia Soul frente al Nissan Leaf, Renault ZOE y Citroen C-Zero

Kia Soul frente al Nissan Leaf, Renault ZOE y Citroen C-Zero

También incluímos el Renault Twizy y los derivados de Mitsubishi, Peugeot y Citroen

martes 27 de marzo de 2018, 11:09h
Vaya por delante que los coches eléctricos, en nuestro país, son una minoría dentro del mercado del automóvil.

El pasado año se han vendido no mas de 1000 unidades. Es decir, no es representativo. Sin embargo, las nuevas normas europeas frente a la contaminación medioambiental, hacen pensar en este tipo de propulsión como un presente experimental y un futuro inmediato.

Sin embargo, el coche puramente eléctrico, el que no contamina, tienes varios inconvenientes. Solucionables, pero con la voluntad de políticos y fabricantes. Uno de ellos, es el de la autonomía. Es decir, con un coche eléctrico, por muy caro que este sea, no se puede llegar de Madrid a Valencia con una carga completa de batería. Ni el Tesla, por mucho que publicite su fabricante. La autonomía que indican los fabricantes, bajo la reglamentación y normativas europeas, en el uso real no llega al 60 por ciento de lo indicado.

Para mayor abundamiento, una recarga de una batería que es capaz de hacer esos kilómetros, requiere más de 10 horas de recarga. En este asunto se está avanzando. De hecho, hay sistemas que reducen ese tiempo a más de la mitad. En nuestra infraestructura de recargas, casi ni existen estos puntos de abastecimiento de energía.

En Madrid, por poner un ejemplo que conocemos perfectamente como usuario de un coche eléctrico, de los casi 40 puntos de recarga, funcionan diez. El resto están inservibles por diferentes razones.


Por lo tanto, para hacer largos viajes, de momento, tenemos que olvidarnos del coche eléctrico. Como segundo coche, para los desplazamientos a las grandes ciudades, su utilidad es muy aconsejable. Muchos municipios favorecen el uso del coche eléctrico.

Están exentos -en algunas ciudades, no todas- del pago de estacionamiento controlado, se les permite circular por zonas restringidas, incluso por el carril bus, utilización de vías controladas, etc. Son ventajas para considerar.

También tienen sus inconvenientes -insistimos- como el precio, pero, sobre todo, recargar la batería. Si vive en una casa unifamiliar, colocar un enchufe de recarga, no es problema. Todo lo contrario si habita en una casa con vecinos. Cuando le ven que se suministra a través de un enchufe en el garaje, la llamada de atención llega casi al instante.

La Administración, tan interesada en bajar los índices contaminantes, debería apoyar, incluso obligar, a fomentar la infraestructura de recarga, amén de buscar una fórmula de ayuda a la compra del vehículo eléctrico.

Muchas son las marcas que han comenzado a fabricar en serie coches eléctricos puros, dadas las ventajas aludidas. Son coches ciudadanos, pero que permiten vivir a cincuenta kilómetros del puesto de trabajo y volver a casa después del trabajo con una sola carga. Después tiene toda la noche para recargar la batería en casa, suponiendo que tenga la instalación adecuada. También podría hacerlo mientras trabaja, pero este es otro tema.

Coches eléctricos ciudadanos

El KIA Soul, Renault ZOE, Nissan Leaf y Citroen C-Zero son coches eléctricos puros, con características y precios similares. Su autonomía se sitúa entre los 150 y 175 kilómetros, digan lo que digan los fabricantes. En este sentido, hemos comprobado que algunas marcas aumentan los datos de forma considerable, aunque la realidad es muy diferente.

Los tres modelos tienen la potencia muy similar y, en consecuencia, la aceleración y velocidad punta (entre 140 y 150 kms/h). Estas exigencias, lo mismo que viajar de noche o la utilización del climatizador, influyen de manera notable en el consumo de la batería.

Todos ellos se regeneran al frenar y en los descensos, pero no lo suficiente como para aumentar el recorrido. Es un ligero respiro, pero insignificante.

Kia Soul EV

Es uno de los últimos coches que hemos probado. Es una apueste estética extraña, que puede gustar o no. Es un coche compacto, pero con una habitabilidad similar a la de un coche del segmento superior. Cuenta con 5 cómodas plazas y un maletero justo para un familiar, que, abatiendo los asientos traseros, ofrece más de un metro cúbico de carga.

La calidad de los materiales empleados en su interior son de buena calidad. Está muy bien terminado y perfectamente ajustados todos sus perfiles. Llama la atención la amplia guantera. Más bien parece un baúl. Es el mejor de los cuatro...

El motor tiene 110 CV de potencia que, como en todo eléctrico, parecen bastantes más. Su autonomía oficial es de 200 km. Es lo que dicen, pero la realidad es que se pueden recorrer 150 kms sin problemas. Se ofrece en dos versiones, cuya diferencia es la capacidad de realizar cargas rápidas o no, pero de idéntica potencia y autonomía.

El Kia Soul EV nos ha gustado. Especialmente para trayectos urbanos. Es amplio, mucho, supera a rivales como el Leaf, Zoe y C-Zero. El acceso para los viajeros es excelente y subir y bajar bebés o niños pequeños es menos complicado por su menor altura.

Sus reducidas medidas exteriores facilitan el aparcamiento. Se trata de un coche de 4,3 metros, con una radio de giro bastante reducido. A esto se suma el precio y, especialmente, los 7 años de garantía...

Lo Bueno

Precio, garantía y calidad de materiales

Lo peor

Autonomía, tiempos de recarga

Precio: 24.261 euros

Nissan Leaf



Se puede considerar como el pionero entre los coches eléctricos. No fue el primero en llegar, pero sí fue el primero en intentar convencer.

El Nissan Leaf es un coche eléctrico un poco más grande que un Golf, con una buena calidad de ajustes y acabados. Su amplio espacio interior lo convierte en una apuesta sólida como familiar urbano, aunque su maletero es algo justo para el tamaño del coche.

Cuenta con una autonomía teórica de 378 km, una exageración poco real. Nosotros no superamos los 200 kilómetros con una conducción normal. Si apretamos la “zapatilla, no supera los 170 kilómetros. Cuenta con unas baterías de 40 kWh de capacidad que nos da cierta confianza para ir algo más lejos. Pero siempre con reparos. Por si acaso.

Es el más potente de sus rivales. Pero los CV “comen” aunque tengamos un pesebre más grande. Por lo tanto, hay que tener cuidado con llevar el pie a fondo o adelantar con potencia.

El Nissan Leaf en su segunda generación ha comenzado a comercializarse hace unas semanas. Es el más caro de los tres. Sobre todo, para lo que ofrece: revolución en el segmento eléctrico.

Lo mejor

Silencio de marcha, espacio interior, autonomía, equipamiento

Lo peor

Precio, garantía, gasto de la batería y la calidad de los materiales

Precio: 29.880 euros

Renault ZOE



Es un vehículo eléctrico de estética diferenciada que en la última actualización declara una autonomía de hasta 400 km. Tiene cinco plazas, un maletero correcto y unas posibilidades de equipamiento normales

El Renault Zoe es uno de los coches eléctricos más completos y convincentes del mercado. A excepción de su autonomía. No se superan los 150 kilómetros, a pesar de lo que indica el fabricante. Es posible que puedan llegar a superar los 300 kilómetros, pero a paso de tortuga y procurando aprovechar las bajadas

Es un coche del tamaño de un Clio con un amplio maletero y un precio muy ajustado, sino tuvieran que pagar el alquiler de las baterías, que cuestan el ojo de la cara. En la practica, haciendo números, el uso es más caro que el de un coche de similares características con motor. También puede adquirirse el coche completo con el valor de las baterías incorporado, pero se pone por las nubes y con garantía limitada

El Renault Zoe es un coche muy bien construido. Su total silencio de marcha exige una gran solidez en todos sus elementos, pues cualquier desajuste se magnifica en estos coches. El Zoe responde con nota y además presenta un interior fresco, original y atractivo con un completo equipamiento.

Cuenta con dos posibles niveles de batería, el básico cuenta con una carga de 22 kWh que le otorgan una autonomía oficial de 240 km teóricos (175 reales) o bien podemos optar por la batería de 41 kWh que alcanza los 403 km de autonomía teórica( 250 reales). La diferencia de precio entre ambos es de 3.500 €.

Lo mejor

Diseño exclusivo, autonomía

Lo peor

Gastos de mantenimiento, tiempos de recarga, interior limitado

Precio: 18.500 euros

Citroen C-Zero


El Citroën C-Zero es idéntico al Mitsubishi i-MIEV y el Peugeot iOn. Son los mismos perros con diferentes collares. En este caso, logotipo de marca. Por lo tanto, lo bueno y lo malo es común en las tres marcas, aunque el precio puede variar, lo mismo que los recambios y el mantenimiento. La política de postventa es similar en Peugeot y Citroën, por pertenecer al mismo grupo, pero diferente a Mitsubishi

Estos hermanos gemelos son los primerizos del segmento utilitario eléctrico, Citroën C-Zero, Mitsubishi i-MiEV y Peugeot iOn. Estos tres coches lograron poner al grupo PSA (Peugeot-Citroën) junto con su socio japonés en este proyecto como los primeros en ofrecer un coche eléctrico.

Los tres coches son idénticos por dentro y por fuera, diferenciándose sólo por el anagrama del capó. Su tecnología, como la pobreza de su interior, está por debajo de las de sus rivales. De momento no están previstas nuevas generaciones que pudieran equilibrar la diferencia

Por otra parte, tienen un precio que no esta a la altura de la competencia. La autonomía es deficiente y su motor parece el de los ventiladores aquellos que servían antiguamente para no pasar calor en el verano.

Suponemos que pronto habrá un rejuvenecimiento de la gama. Falta hace para estar a la altura de la competencia

Lo mejor

Silencio de marcha, sin emisiones

Lo Peor

Deficiencia en la calidad, interior obsoleto, autonomía y precio

Precio: 26.190 euros

Renault Twizy

No es exactamente un coche eléctrico, sino un cuadriciclo biplaza. No cuenta ni con las ventajas de una moto y mucho menos con las de un coche. Esta entre la espada y la pared. Es decir, ni lo uno ni lo otro.

Es un vehículo que se lanzó gracias a la ayuda estatal. Era un planteamiento que parecía lógico. Después, en la practica, ha sido un autentico fracaso. Parecía un formato alternativo a una moto, pero no. Por donde pasa una moto no pasa un Twizy. Como uso urbano puro puede servir. Eso sí, en zonas donde no haga frio. A pesar de sus ventanillas y puertas opcionales, no dispone de climatización. En verano te asas y en invierno te congelas. Son dos alternativas.


El Twizy es un juguete mal concebido. Dicen que permite viajar a dos personas. El que vaya detrás se encuentra encajonado.

La gota que colma el vaso y que es su talón de Aquiles, es su reducida autonomía. Con la batería a tope de carga, superar un recorrido de 50 kilómetros es casi un milagro. Y, además, la batería es alquilada.

Tenía como objetivo los usuarios de moto, pero estos están acostumbrados a una agilidad en la circulación ciudadana que no les ofrece el Twizy. Es como una moto con parabrisas, pero sin agilidad circulatoria.

Precio: 6.900 euros

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Revista de coches,

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.