www.motorpoint.com

Un vehículo autónomo

Renault MORPHOZ un Concept inteligente y modular

Renault MORPHOZ un Concept inteligente y modular

La nueva familia de modelos eléctricos Renault de los próximos años.

lunes 02 de marzo de 2020, 13:18h

MORPHOZ es un vehículo a medida que se adapta a todos los usos, tanto los del día a día en trayectos cortos como los que requieren un radio de acción mayor. Un vehículo personal que se comparte cuando uno no lo utiliza. Un vehículo pensado para integrarse en ecosistemas variados y favorecer el intercambio. Un vehículo autónomo para conducir y dejarse conducir.

Un vehículo a medida que se adapta a todos los usos, tanto los del día a día en trayectos cortos como los que requieren un radio de acción mayor. Un vehículo personal que se comparte cuando uno no lo utiliza. Un vehículo pensado para integrarse en ecosistemas variados y favorecer el intercambio. Un vehículo autónomo para conducir y dejarse conducir.

Este vehículo futurista, llamado MORPHOZ, representa la visión de Renault de la movilidad eléctrica personal y compartible más allá del año 2025. Aprovecha la futura plataforma modular eléctrica CMF-EV de la Alianza para ofrecer varias configuraciones de potencia, de capacidad y de autonomía, y también de habitabilidad y volumen del maletero.

Fiel a los genes de la marca, el concepto MORPHOZ evoca algo más que una visión exploratoria de la movilidad. Su diseño, sus detalles y su presentación interior prefiguran también la nueva familia de modelos eléctricos Renault de los próximos años.

«Audaz por su modularidad, novedoso por su diseño, centrado en las personas por su capacidad en facilitar la convivencia, el concept MORPHOZ encarna a la perfección la nueva filosofía LIVINGTECHTM del diseño Renault. La tecnología en todas sus formas (diseño, inteligencia a bordo, conectividad, distribución interior) está al servicio de una nueva vivencia del viaje para todos los usuarios del vehículo, en el día a día, los fines de semana o durante las vacaciones. El concept MORPHOZ es una auténtica experiencia viva. », dice Laurens van den Acker

«MORPHOZ prefigura nuestros próximos modelos eléctricos de altas prestaciones. Su plataforma modular específica CMF-EV optimiza la eficiencia energética del vehículo mientras que su mayor distancia entre ejes con su piso plano y con ruedas llevadas a las cuatro esquinas, ofrece nuevas posibilidades para un diseño impactante y una habitabilidad récord. », comenta por su parte Gilles Normand

En su visión de una movilidad sostenible para todos, el Grupo Renault está decidido a proponer en sus diferentes gamas unos modelos con un tamaño, un peso, una potencia y una autonomía adaptados para todos los usos, respondiendo así a las necesidades de sus clientes sin restricciones, dentro de la ciudad y más allá.

El concepto

Renault MORPHOZ es un concept-car de crossover modular 100% eléctrico enchufable por inducción, incluso circulando. Está conectado y cuenta con funciones de conducción autónoma de nivel 3. Al igual que el concept SYMBIOZ desvelado en 2017, se trata de un vehículo personal, dotado en su caso de funciones compartidas específicas.

La modularidad de MORPHOZ se expresa por la transformación física que se opera entre sus dos versiones: la versión corta «City» y la versión larga «Travel». El vehículo es, de hecho, capaz de adaptarse a los distintos momentos de la vida de sus usuarios, entre usos del día a día y trayectos de vacaciones, por ejemplo.

Para ello, la versión City lleva la capacidad de baterías precisa para responder a las necesidades de la vida diaria mientras que la versión Travel puede recibir una capacidad energética adicional que permite desplazarse en largas distancias a través de la red de autopistas, por ejemplo.

City mode

En su versión corta City, mide 4,40 metros de longitud. Su distancia entre ejes, récord en esta longitud, es de 2,73 metros y le permite alojar sin problemas los 40 kWh de baterías que lleva a bordo por defecto, a la vez que se mantiene «ligero» y sin sobrecoste innecesario. En el interior, la habitabilidad es digna de la de un modelo del segmento superior.

En esta configuración, luce una llamativa firma luminosa específica subrayada por segmentos de LED adicionales. Su estilo es también más marcado, con un capó corto, unos paragolpes esculpidos y sin voladizos, lo que lleva las ruedas a las cuatro esquinas y simboliza la agilidad de un vehículo urbano con motorización eléctrica.

Travel mode

En versión larga Travel, mide 4,80 metros de longitud. Su distancia entre ejes progresa hasta 2,93 metros para que la transformación beneficie tanto a la capacidad para almacenar baterías como al espacio interior. Esto le permite llevar 50 kWh de baterías adicionales (capacidad total de 90 kWh) y ofrecer más espacio para las piernas de los pasajeros, además de espacio para dos equipajes suplementarios.

De este modo está listo para afrontar las largas distancias. Además, la transformación aumenta su aerodinamismo gracias a un perfil y una proa más afilados. La versión Travel cuenta con una identidad frontal específica.

Al acercarse el conductor, activa una animación luminosa para mostrar que ha detectado y reconocido, gracias a sus sensores, a la persona que va a subir a bordo y coger el volante. Un simple gesto con la mano basta entonces para desbloquear el vehículo y abrir sus puertas.

Su apertura antagónica combinada con la ausencia de pilar central facilita la subida de los pasajeros a bordo y permite descubrir un acogedor habitáculo iluminado por el amarillo de la tela de los asientos y de la consola central. Al igual que la carrocería, al transformarse el habitáculo se adapta a las necesidades del conductor y de los pasajeros.

El conductor dispone de un volante futurista con, en su centro, una pantalla de 10,2 pulgadas que muestra las principales informaciones de conducción y de seguridad. Detrás de este volante aparece un salpicadero envolvente aparentemente desprovisto del tradicional cuadro de instrumentos y de pantalla multimedia.

A petición del conductor –que puede así optar por liberarse por completo de las pantallas, a menudo numerosas en los vehículos actuales– este salpicadero se abre para dar paso al cuadro de instrumentos LIVINGSCREEN gracias a una cinemática puntera. Esta amplia y única pantalla, que se despliega bajo demanda, combina la visualización de las informaciones de conducción y la del sistema multimedia.

Este cambio de configuración se encuentra disponible tanto en conducción manual como en modo autónomo.

Interior

El habitáculo dispone de un modo «Compartir» que permite a los pasajeros –pero no al conductor, que mantiene la vista en la carretera– situarse frente a frente para charlar y compartir actividades.

Para ello, el asiento del pasajero delantero, de manera totalmente simétrica, bascula de adelante hacia atrás para situarse en sentido opuesto, orientado hacia la parte trasera. Los pasajeros disfrutan entonces de la consola central compartida y su amplia pantalla, como en un salón.

Cuando pasa del modo City al modo Travel, los asientos de los pasajeros traseros se benefician automáticamente de más espacio interior para llevar sus asientos hacia atrás.

Los pasajeros cuentan así con más espacio para las piernas. Además, pueden sentarse como en un sillón de salón, alrededor de una mesa a la que simboliza la pantalla de la consola central compartida.

Con 4,40 o 4,80 metros de largo según los modos (con una anchura de 2 metros y una altura de 1,55 metros), el concept Renault MORPHOZ es un crossover de líneas contundentes a la vez que sensuales. Su diseño mezcla detalles de berlina, de SUV y de coupé.

Este estilo inédito se debe a la utilización de una nueva plataforma modular CMF-EV específica para las motorizaciones eléctricas. La carrocería se viste de un elegante color metálico Ivory Gold mientras que los detalles de color amarillo eléctrico contrastan con el negro lacado de la cabina.

Exterior

Múltiples detalles exteriores traducen el carácter eléctrico de su motorización. Otros subrayan la eficiencia energética del vehículo o destacan su personalidad.

Luce una nueva firma luminosa que volveremos a encontrar en los futuros vehículos eléctricos de la marca. Esta iluminación identitaria LIVINGLIGHTS se extiende a lo largo del paragolpes. Luce una mirada específica en modo Travel y en modo City –en el que aparecen «pupilas» que recuerdan a los faros del Captur.

Gracias a su motor eléctrico que sólo requiere un escaso enfriamiento, presenta una rejilla de calandra cerrada. Para mayor eficacia aerodinámica en autopista, las tomas de aire del paragolpes se reducen en modo Travel.

En la parte superior del capó, dos ventiladores high-tech garantizan el enfriamiento de los principales calculadores electrónicos del vehículo, situados alrededor del bloque motor.

Los retrovisores laterales han sido sustituidos por cámaras digitales HD. Las imágenes captadas son proyectadas en pantallas interiores y son alimentadas por la inteligencia artificial. Mezcladas con los datos de los distintos captadores exteriores, permiten señalar cualquier peligro potencial al conductor.

El concepto de fusión entre las llantas diamantadas y los embellecedores permite cubrir parcialmente los flancos de los neumáticos de 22 pulgadas, lo que ofrece mayor fluidez visual. Estas llantas anchas totalmente cerradas permiten limitar las perturbaciones de los flujos aerodinámicos y mejoran la eficiencia del vehículo. Los neumáticos son optimizados para limitar la resistencia a la rodadura.

En modo City, el maletero trasero del concept Renault MORPHOZ se repliega para limitar el voladizo y facilitar la circulación y el estacionamiento en ciudad. En modo Travel, su forma es más estirada y aerodinámica.

Las luces traseras estilizadas crean un efecto tornasolado y forman una banda completa que ensancha visualmente el vehículo y marca su presencia en la carretera.

Movilidad

Se beneficia de un modo de recarga por inducción. La recarga se efectúa en un emplazamiento específico (en el domicilio o en un parking público) o circulando en los tramos de calzada equipados con esta tecnología.

La movilidad ya no está en los albores de una nueva revolución, sino que ya la ha iniciado. Esta es profunda y múltiple: modos de transporte, usos, tecnologías y territorios de expresión.

Estas mutaciones se apoyan generalmente en innovaciones y en una doble elección: la de los poderes públicos a través de las reglamentaciones (reducción del nivel de CO2 de los vehículos nuevos, prohibición de circular en el centro de la ciudad para los vehículos térmicos, etc.) y en la de los consumidores, proclives a adoptar nuevos modos de desplazamiento.

La revolución de la movilidad es, en primer lugar, una revolución más limpia con la llegada de las motorizaciones eléctricas. Ahora bien, los vehículos «cero emisiones*» no deben estar solos al final de la cadena. Están y estarán cada vez más en el centro del ecosistema eléctrico que integra también las baterías, las infraestructuras, etc.

Esta revolución es también una revolución en el uso. Aunque Renault sigue creyendo en el coche personal, sabe que se acompañará obligatoriamente de nuevas formas de disfrutar de la propiedad y de compartir, en beneficio sobre todo de la familia, de los allegados, de la vecindad. Esta es una visión global razonada, respetuosa con los seres humanos y con el planeta.

Esta revolución es también de territorio. Dentro de unos años, los habitantes de la ciudad representarán el 70 % de la población mundial. Las ciudades se reinventan en Smart Cities, con nuevos conceptos de vida urbana, en torno a pilares como las infraestructuras, las herramientas numéricas y las energías descarbonadas. El ecosistema de las Smart Cities se extiende incluso a la noción de comunidad urbana del futuro.

MORPHOZ está en el centro de estos ecosistemas, para una movilidad más sostenible, y también más compartida e inclusiva.

Simboliza tanto las evoluciones tecnológicas, societales, medioambientales como comportamentales y se sitúa en el centro de varios ecosistemas que tienen en común elevar al rango de pilar fundamental la idea de compartir.

El ecosistema eléctrico

El vehículo eléctrico desempeña una función importante en la transición energética al integrarse en un ecosistema eléctrico cada vez más completo e inteligente. Y lo hace hasta tal punto que su papel desborda el marco de la carretera e incluso del domicilio donde se recarga, como lo demuestra el ejemplo del ecosistema experimental de Porto Santo.

En el centro de este funcionamiento se encuentran por supuesto las baterías. El Grupo Renault lleva mucho tiempo trabajando en dar una segunda vida a sus baterías, como con, por ejemplo, el proyecto «Advanced Battery Storage» o el barco eléctrico Black Swan. En la actualidad, con el concept MORPHOZ se interesa también por otro aspecto: el doble uso de las baterías.

Así pues, cuando no se utilizan para circular, las baterías que se quedan en el coche pueden alimentar equipamientos de la casa o del barrio por medio de dispositivos de recarga inteligentes y de la tecnología bidireccional V2G (Vehicle to Grid). Las baterías del modo Travel que se retiran del vehículo son almacenadas para servir a otros vehículos o para alimentar equipamientos como estaciones de recarga de bicicletas en autoservicio o alumbrado público.

Implicarse en esta transición energética es la función y la responsabilidad de un constructor, así como hacer todo lo posible para limitar la huella de carbono de sus vehículos y de sus soluciones tecnológicas. Con MORPHOZ y su sistema de baterías compartidas, no es necesario producir baterías para que cada vehículo esté dotado de una capacidad nominal de 90 kWh. Esta limitación de la producción beneficia a la huella de carbono y al medioambiente.

El ecosistema de la familia

MORPHOZ hace suyo el concepto de ME/WE («YO/NOSOTROS») que viene a decir que lo que es de uno puede ser también de los demás. Combate la idea de que el coche personal es necesariamente individualista, y por el contrario promueve su uso compartido.

Al responder a todas las necesidades y usos de la familia, no obliga a esta última a equiparse de un segundo e incluso de un tercer vehículo cuando no es necesario. Tampoco hace falta ya optar por un vehículo sobredimensionado para responder a la necesidad más imperiosa.

Se trata de un vehículo familiar, en el que la palabra familia amplía su sentido a la comunidad. Responde a las necesidades de las nuevas formas de comunidad que se están construyendo en torno a pilares como las infraestructuras digitales, los recursos regeneradores y el bienestar social.

Por lo que representa –un objetivo de movilidad individual que sirva también al bienestar colectivo o comunitario–, está adaptado a los nuevos conceptos de vida de estas comunidades urbanas. Sería algo así como la tendencia del co-living en el sector inmobiliario.

En el centro de esta filosofía figuran las funciones compartidas de MORPHOZ. El concept se anticipa a la desaparición de las llaves de contacto e incluso la de las tarjetas de apertura y de arranque. También se adelanta a la reglamentación que, sin duda, y pronto, impondrá funciones compartidas en todos los vehículos particulares.

Todo pasa por el smartphone que funciona como una llave numérica. Esto facilita el hecho de compartir con otras personas: ya no hace falta intercambiar llaves, basta con recibir un código de desbloqueo que, una vez activado en el smartphone, permite abrir y utilizar el vehículo en el intervalo de tiempo establecido.

El ecosistema de las Smart Cities

MORPHOZ simboliza la visión del Grupo Renault de la movilidad eléctrica más allá de 2025 y se inscribe de pleno en la transformación de las ciudades en Smart Cities, en las que las tecnologías conectadas, los datos inteligentes y abiertos, los elementos del “Internet de las Cosas”, las redes inteligentes, los nuevos materiales y las energías limpias pueden ser utilizados para construir e inventar un futuro positivo. Estas son tres pruebas tangibles de ello:

  • MORPHOZ circula por ciudad en armonía con otros usuarios. Sus funciones de conducción autónoma de nivel 3 mejoran la seguridad de todos haciendo que desaparezca el origen humano en cerca del 90 % de los accidentes de tráfico. Además, sus captadores detectan a los peatones y a los ciclistas, señalándolos al conductor de manera activa cuando este tiene el control, para evitar los accidentes.
  • Su motorización eléctrica contribuye a la mejora de la calidad del aire y le permite circular en zonas prohibidas para las motorizaciones térmicas. Su formato más corto en versión City está adaptado para una circulación en ciudad: limitación de la huella en el suelo y de los acondicionamientos correspondientes, vías mejor compartidas entre usuarios, etc.
  • Gracias a su sistema de estaciones de baterías, puede desempeñar una función en la creación de una autosuficiencia energética en los barrios. Las baterías sin utilizar almacenadas en las estaciones alimentan infraestructuras, edificios, servicios, etc. Almacenan energía renovable y sirven para atenuar los picos de demanda, restituyendo dicha energía de manera oportuna. Además, compartir las baterías permite reducir su producción.

A bordo de Renault MORPHOZ, el conductor y sus pasajeros disfrutan de un espacioso habitáculo LIVINGSPACE. Confortablemente sentados en su sillón integral individual, la inteligencia artificial les atiende con sumo cuidado, sacando partido de la conectividad para ponerse a su servicio respetando, eso sí, sus necesidades, sus deseos y su estado de ánimo, facilitando la interacción y la convivencia, en beneficio del bienestar y de la tranquilidad.

A tener en cuenta

Bienvenida a bordo

Activa ya en el exterior del vehículo, la inteligencia artificial utiliza sus sensores para detectar y reconocer al conductor cuando se aproxima. Se enciende entonces una animación luminosa en las puertas que simboliza dicho reconocimiento. El conductor solo tiene que mover la mano para activar la secuencia de bienvenida: desbloqueo y apertura de las puertas, posicionamiento automático del asiento y adaptación de la luminosidad interior acorde con sus preferencias y estado de ánimo. El conductor también es recibido por la voz de la inteligencia artificial.

Columna vertebral

El habitáculo está atravesado por una consola central sobreelevada que hace las veces de cerebro de la inteligencia artificial. Un emplazamiento específico en esta auténtica columna vertebral permite al conductor colocar su smartphone: este desaparece entonces, «absorbido» por la madera de la consola y será utilizado por la inteligencia artificial como principal fuente de datos –con autorización solamente–, obteniendo así la información necesaria para realizar sus diversas tareas.

Visualización

La inteligencia artificial ayuda al conductor a visualizar el entorno gracias al tratamiento en tiempo real de los datos de los captadores exteriores y de las imágenes de las cámaras del vehículo, especialmente las que sustituyen a los retrovisores exteriores. Las animaciones luminosas de las contrapuertas y las ventanas señalan por ejemplo la presencia de un peatón o de un ciclista en el ángulo muerto.

Asistente personal virtual proactivo

  • Tres modos de activación

Como si se tratara de un asistente personal virtual proactivo, la inteligencia artificial del concept Renault MORPHOZ se activa y controla de tres maneras: táctil desde la pantalla o la consola, gestual con la mano, o con la voz.

  • Planificación

En modo City, para los trayectos de la vida diaria, la inteligencia artificial transforma la agenda del conductor en un viaje eficiente gracias a la optimización del recorrido y del tiempo entre dos obligaciones o citas.

En modo Travel, camino de las vacaciones por ejemplo, propone descubrir lugares teniendo en cuenta el horario de llegada deseado y la autonomía restante, al igual que el planificador del trayecto eléctrico, ya disponible en la aplicación MY Renault para los vehículos eléctricos Renault. En ambos casos, se propone una visualización 3D del trayecto en la gran pantalla del cuadro de instrumentos.

  • Continuidad

Al subirse a bordo, ni el conductor ni los pasajeros pierden el hilo de su vida digital. Pueden incluso seguir escuchando música de manera individual gracias a la detección personalizada de su smartphone y a los altavoces integrados en los asientos. Un trayecto preparado en casa será automáticamente retomado por el sistema de navegación que enviará al smartphone del conductor los últimos metros que haya que recorrer a pie una vez que el vehículo esté aparcado cerca de su destino.

  • Pantalla compartida

La inteligencia artificial del concept Renault MORPHOZ pretende atender también las afinidades. Esto se manifiesta a través de la pantalla compartida situada en la consola central, entre los asientos. En ella, los pasajeros pueden por ejemplo explorar la biblioteca musical disponible a bordo gracias al smartphone de cada uno de ellos o enfrentarse en los vídeojuegos. Desde esta pantalla, se accede a los mandos de bienestar del habitáculo a través de los ajustes MULTI-SENSE.

Ficha técnica

Longitud: 4,40 m (versión City) / 4,80 m (versión Travel)

Ancho: 2 m

Altura: 1,55 m

Batalla: 2,73 m (versión City) / 2,93 m (versión Travel)

Motorización: 1 motor eléctrico

Baterías: 40 kWh (versión City) / 90 kWh (versión Travel)

Potencia: 100 kW (versión City) / 160 kW (versión Travel)

Recarga: inducción estática y dinámica

Ruedas motrices: delanteras

Conectividad interna: 5G

Conectividad infraestructuras: Wi-Fi G5

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios