www.motorpoint.com

Reportaje

Mantenimiento de los cristales de tu coche

Mantenimiento de los cristales de tu coche

Mantener el coche siempre a punto no suele ser una tarea fácil para todos los conductores.

martes 24 de marzo de 2020, 10:00h

No solo hay que llevarlo a sus revisiones sino que también debemos mantenerlo siempre limpio. Aunque más o menos todos lo limpiamos, normalmente nos centramos en la carrocería y olvidamos otras zonas como el techo del interior, la tapicería, las alfombrillas, los faros y los cristales.

Los cristales necesitan siempre un buen mantenimiento porque tienen que garantizar la visibilidad desde dentro del coche. Si están sucios o rayados pueden convertirse en un peligro potencial para el conductor y los demás vehículos. Incluso hay que evitar conducir con cualquier rotura en las lunas aunque sea pequeña o nos parezca insignificante. Siempre hay que acudir lo antes posible a los profesionales si necesitamos una reparación de lunas.

Mantener los cristales siempre a punto es una de las obligaciones del conductor antes de emprender cualquier trayecto. Cualquier imprevisto como un excremento de pájaro o un poco de barro, se puede convertir en un problema de visibilidad. Además hay que hacer el secado con eficacia para que no aparezcan las incómodas marcas de agua. Os vamos a dar algunos consejos para que el mantenimiento de los cristales de tu vehículo no se convierta en ningún problema.

Limpiar los restos de polvo

Aunque parezca sencillo, limpiar las lunas de nuestro coche puede resultar complicado para muchos conductores. Los cristales se suelen manchar con facilidad los trayectos en la ciudad y también en carretera. Se pueden limpiar los cristales simplemente con agua, jabón y una esponja pero no queda más remedio que emplear agua a presión para eliminar los restos de polvo, arena y tierra de los cristales. Elementos como la lluvia, la arena de la playa o los insectos suelen ser ensuciar las lunas del vehículo.

Buscar materiales adecuados

A veces estas manchas son complicadas de eliminar como las pegajosas de resina de los árboles o los excrementos de pájaros. Hay que emplear una bayeta específica para los cristales fabricada con materiales sintéticos para limpiar los cristales con más facilidad. Incluso se pueden usar trucos de toda la vida como una mezcla a base de agua y vinagre o de agua, jabón y amoniaco. Recuerda hay que tener cuidado con estos productos si las lunas están tintadas.

Aprender a secar los cristales

Una buena limpieza de los cristales se puede estropear solo con un secado incorrecto. Las incómodas marcas de agua suelen ser un problema para la conducción. Hay que aclarar el producto que hayamos utilizado con agua limpia y luego secar con el típico papel de periódico, papel de cocina o un paño sobre las lunas. Conducir con las marcas de agua puede ser tan peligroso como con los cristales sucios.

Revisar bien los cristales

Antes de emprender cualquier trayecto por corto que sea, hay siempre que revisar que no existan pequeños golpes o rozaduras. En ocasiones, pueden impactar pequeñas piedras contra el cristal que derivan en pequeñas fisuras. Si se detectan, lo mejor es acudir lo antes posible a un especialista en lunas del coche para evitar que esa pequeña fisura se convierta en un problema importante para la conducción de nuestro coche.

Mirar los limpiaparabrisas

También es importante comprobar a menudo que los limpiaparabrisas están en buen estado. Si están defectuosos pueden rayar el cristal o no cumplir su función en un día de lluvia. Mantener a punto los limpiaparabrisas es fundamental para una buena conducción. A algunos conductores les gusta también utilizar productos repelentes de agua para tener siempre mejor visibilidad. Estos evitan que el agua de la lluvia se quede en nuestros cristales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios