www.motorpoint.com

Su precio parte desde los 179.000 euros el Coupé y 193.800 el Spyder

Audi R8 V10 performance RWD, deportividad, prestaciones y exclusividad
Ampliar

Audi R8 V10 performance RWD, deportividad, prestaciones y exclusividad

Con un motor V10 atmosférico de gasolina con inyección directa, 5,2 litros y potencia y par incrementados y una potencia máxima de 570 CVy par máximo de 550 Nm (30 CV y 10 Nm más que el R8 V10 RWD). Una velocidad máxima de 329 km/h (R8 Spyder: 327 km/h) y una aceleración desde parado y hasta los 100 km/h de 3,7 segundos (R8 Spyder: 3,8 segundos).

Por Florentino García
x
florentinomotorpointcom/10/10/21
www.motorpoint.com
lunes 20 de diciembre de 2021, 11:51h

El R8 V10 performance RWD es un modelo que se fabrica, en gran parte de forma artesanal, en la factoría dedicada a la producción de coches de carreras ubicada en Heilbronn (Neckarsulm), la segunda sede de Audi en Alemania. Un modelo que combina todos los puntos fuertes de los modelos R8 en uno: deportividad, prestaciones y exclusividad. Este deportivo de altas prestaciones, el único Audi de producción en serie con propulsión trasera, ofrece una experiencia de conducción única y distintiva, con un gran poder de aceleración, una rapidísima respuesta y un sonido embriagador.

Un habitáculo en posición muy adelantada, prominentes pasos de rueda, una distancia entre ejes de 2,65 metros, una longitud de 4,43 metros y una larga zaga: ningún otro modelo de producción de Audi se acerca visualmente tanto a un coche de carreras como el R8. Construida según el principio Audi Space Frame (ASF), la carrocería sienta las bases del consistente concepto de diseño ligero del Audi R8.

Las líneas horizontales confieren al frontal del deportivo de altas prestaciones un aspecto muy poderoso, con una parrilla Singleframe ancha y plana que presenta un acabado en negro mate y luce el emblema R8. Por encima del amplio splitter delantero se ubican unas grandes tomas de aire, dividas en dos secciones por distintivas aletas verticales. Las aberturas planas bajo el capó son reminiscencia del icónico Audi Sport quattro. Los faros LED parcialmente oscurecidos, con 37 unidades LEDs cada uno, forman parte del equipamiento de serie. Opcionalmente se pueden equipar los faros con luz láser de Audi, que prácticamente duplican el alcance de la luz de carretera. Se distinguen por un LED azul visible desde el exterior y se combinan con los intermitentes delanteros dinámicos.

La vista lateral del R8 V10 performance RWD destaca por unas líneas afiladas que perfilan las superficies de forma aerodinámica. Los embellecedores de los estribos prolongan visualmente el splitter delantero, otorgando al R8 una apariencia más deportiva. En el compartimento del motor, el filtro de aire se encuentra bajo una nueva cubierta de tres partes, disponible opcionalmente en material plástico o en fibra de carbono. La capota del Audi Spyder R8 V10 performance RWD se integra a la perfección en el diseño. Con un peso de sólo 44 kilogramos, se prolonga en dos aletas que tensan la tela, y contribuye al bajo centro de gravedad del vehículo.

Un sistema electrohidráulico permite abrir o cerrar la capota en marcha a velocidades de hasta 50 km/h en menos de 20 segundos. Cuando se abre, queda plegada en forma de Z en un compartimento plano sobre el motor, cuya tapa está fabricada en CFRP. La luneta trasera independiente se puede subir o bajar eléctricamente. Dos secciones de acero pretensadas mediante un sistema de muelles sirven de protección en caso de vuelco.

Las líneas horizontales también dominan la zaga del R8, con una rejilla de salida de aire del compartimento del motor con diseño en forma de panal que recorre toda la anchura del vehículo. Con sus distintivas aletas, el difusor rodea las salidas de escape ovaladas en color negro brillante.

La personalización es una de las señas de identidad del Audi R8 V10 performance RWD: el abanico de colores para la carrocería contempla diez posibilidades, entre ellas el azul Ascari metalizado, que hasta ahora estaba reservado para el R8 V10 performance quattro. El programa Audi exclusive permite a los clientes elegir el color de pintura que deseen. Para los sideblades se puede elegir entre cinco colores o un acabado personalizado, mientras que la capota del Spyder está disponible en tres colores: negro, marrón y rojo.

Monoposto

Las elegantes líneas de la carrocería del nuevo Audi R8 performance RWD también tienen reflejo en el interior. Su elemento más llamativo es el Monoposto, un gran arco de contorno pronunciado en la zona del conductor que recrea la atmósfera del cockpit de un coche de competición. Una carcasa independiente aloja el Audi virtual cockpit, de forma que todo el cuadro de la instrumentación ofrece una apariencia plana y ligera. El diseño de los mandos del sistema de climatización está inspirado en las turbinas de los motores de los aviones, mientras que las salidas de aire, con sus formas verticales, recuerdan a los coches de carreras.

En el R8 V10 performance RWD, el conductor y el pasajero se acomodan en asientos deportivos calefactados con ajuste eléctrico y neumático. Los asientos bucket opcionales cuentan con regulación eléctrica en altura y ajuste manual en distancia. Los pedales y el reposapiés están fabricados en acero inoxidable, mientras que las molduras embellecedoras son de fibra de carbono. Detrás de los asientos hay un espacio de almacenamiento para el equipaje con un volumen de 226 litros que complementa el maletero de 112 litros situado bajo el capó delantero.

Tanto los asientos deportivos como los de tipo bucket se pueden solicitar con tapicería en cuero napa fina, Alcantara o con patrón de diamante. Audi Sport satisface prácticamente cualquier solicitud a través del programa de personalización Audi exclusive. Entre los elementos de confort opcionales del nuevo Audi R8 se encuentran el paquete de iluminación ambiental interior, el asistente de luz de carretera, el paquete de almacenamiento y el park assist plus con cámara de visión trasera. El equipamiento de serie incluye el climatizador bizona, el sistema de alarma antirrobo, la iluminación interior mediante LEDs, la llave de confort y el control de velocidad de crucero.

El conductor se sienta al volante del Audi R8 V10 performance RWD como lo haría en un coche de carreras. El concepto de manejo se centra exclusivamente en el conductor, que puede controlar todas las funciones esenciales sin apartar las manos del volante ni la vista de la carretera. El volante multifunción forrado en cuero ofrece dos satélites -cuatro en la versión “performance”- para manejar el Audi drive select, arrancar el motor, activar el modo performance y controlar el sonido del escape. La información del MMI Navegación plus aparece en el Audi virtual cockpit, con una pantalla de 31,2 cm (12,3 pulgadas) en la que el conductor puede cambiar el modo de visualización mediante el botón “View” del volante. En el modo performance preside la instrumentación un gran cuenta revoluciones, y a su alrededor se pueden colocar la información sobre la potencia, el par motor, las fuerzas g, tiempos por vuelta, temperatura del motor y del aceite de la transmisión, así como la presión y la temperatura de los neumáticos.

Performance

El nuevo R8 simboliza el verdadero significado de “performance” en Audi Sport. Es decir, potencia y diversión al volante con unos altos niveles de seguridad. Disponible en carrocerías Coupé y Spyder, ahora aumenta 30 CV la potencia del motor atmosférico de 10 cilindros para un deportivo de propulsión trasera con su motor central de 570 caballos. Además y como una alternativa en la gama al R8 V10 performance quattro, incorpora nuevos elementos como los asientos tipo bucket, la dirección dinámica, los estabilizadores en CFRP y los discos de freno cerámicos.

El R8 V10 performance RWD (Rear Wheel Drive) con propulsión a las ruedas traseras es la nueva vanguardia de los deportivos de producción en serie de Audi. Y es que con su tracción trasera, derivada del R8 LMS GT4 de competición, por lo que su comportamiento dinámico no deja fisuras.

Este deportivo con motor central acelera de cero a 100 km/h en 3,7 segundos (Spyder: 3,8 segundos) y alcanza una velocidad máxima de 329 km/h (Spyder: 327 km/h). Mientras que la joya de la corona del nuevo R8 es el motor V10 FSI atmosférico de 5,2 litros, con un sonido inigualable y una rapidísima respuesta al acelerador. La potencia alcanza 419 kW (570 CV) con un par máximo de 550 Nm, que se transmite a las ruedas traseras a través del cambio S tronic de siete velocidades. Esto supone 10 Nm más de par que el R8 V10 RWD.

Un diferencial mecánico de deslizamiento limitado distribuye el par de forma ideal en función de la situación de conducción, garantizando una tracción óptima incluso cuando el asfalto está mojado. Y como en todos los R8, la carrocería está construida en aluminio siguiendo el principio de diseño Audi Space Frame (ASF), con grandes elementos realizados en material plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP). De este modo, la versión Coupé pesa sólo 1.590 kg (Spyder: 1.695 kg).

Derrapes controlados

La suspensión y la dinámica de conducción están adaptados específicamente para la propulsión trasera. Cuando se activa el modo deportivo del control electrónico de estabilización (ESC), la configuración de los sistemas de control permite realizar derrapes controlados. También la dirección asistida electromecánica proporciona un contacto directo con la carretera. Y la dirección dinámica, disponible por primera vez para el R8 de tracción trasera, ofrece una respuesta aún más precisa.

Esto hace que la conducción sea más ágil en carreteras con curvas cerradas o al girar, gracias a una dirección más directa. Además aumenta el confort al facilitar las maniobras, por ejemplo, al aparcar. Mientras que la suspensión deportiva RWD cuenta con un esquema de dobles trapecios configurado especialmente para el sistema de tracción trasera, además de un bloqueo de diferencial pasivo.

El reparto de pesos entre los ejes es de 40:60. Las llantas de aluminio ultraligeras de 19 y 20 pulgadas garantizan un manejo preciso y el mantenimiento de la trayectoria en curvas rápidas. Opcionalmente se pueden instalar las llantas Cup con neumáticos 245/30 R20 delante y 305/30 R20 detrás, que proporcionan un agarre y dinamismo adicionales. La deceleración corre a cargo de un sistema de frenos de alto rendimiento de 18 pulgadas con discos de acero de diseño ondulado; de forma opcional se ofrece la posibilidad de equipar un sistema con 19 pulgadas y discos de freno cerámicos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios