www.motorpoint.com

Cara y cruz del mercado español

Los mejores y peores coches del 2019
Ampliar

Los mejores y peores coches del 2019

El Seat León se consolida como el más vendido. Penalizan, por precio y calidad, Fiat, Land Rover, Jaguar, Subaru, Ssangyong...

jueves 23 de enero de 2020, 12:17h
Hablar de coches malos y coches buenos en la actualidad más que una realidad es una quimera. Los vehículos actuales están diseñados y después fabricados bajo unas normas comunes entre los fabricantes globales. Muchos de sus componentes son los mismos.

Las marcas están agrupándose para conseguir un buen producto a precios bajos y con mejores beneficios. Es lo que se llama economía de escala. El poder que tiene una empresa cuando alcanza un nivel óptimo de producción para fabricar más a menor coste, es decir, a medida que la producción en una empresa crece, sus costes por unidad producida se reducen notablemente.

Cabe la excepción de la regla, como son las marcas denominadas “Premium” o de alta gama. Todas con un denominador común: la calidad en terminación y un precio más elevado. No son productos de volumen. Sin embargo, Audi, Mercedes, BMW están introduciéndose con productos de volumen aprovechando la imagen de marca. Otras, las menos importantes, siguen centradas en fabricar vehículos distinguidos al alcance de unos pocos.

Por lo tanto, hablar de buenos y malos es relativo. Se trata de coches prácticos. Valor por lo que ofrecen. ¿Cómo valoramos la diferencia? Teniendo en cuenta que ya no hay coches malos, salvo algunas y contadas excepciones, el comprador es el juez inapelable. Es quién valora. En este caso, llegamos a la conclusión que los coches más vendidos son los mejores ¿Y los peores? Dentro del mismo segmento de los más atractivos, los que ejercen todo lo contrario.



Coches del año

Un tema conflictivo que se ha convertido en revulsivo. Necesitaríamos bastante espacio para detallar esta especie de galardón o compensación. Muchas marcas lo utilizan como argumento de ventas, pero nunca tan lejos de la realidad.

Ni son todos los que están, ni están todos los que son.

Coches con este calificativo, más o menos objetivo, en contadas excepciones han sido los más vendidos. Más bien todo lo contrario. Son fruto de acciones remuneradas de distintas maneras. Es un tema del que hablaremos en otra ocasión.



El mejor coche

Volvemos al principio: el cliente final es el que tiene la razón. Los miembros de este “jurado” toman como objetivo lo que te ofrecen por tu dinero. Cuestión de analizar las estadísticas de la Dirección General de Tráfico para conocer el coche más vendido. No hay trampa ni cartón, sin cohechos y sin influencias más o menos subjetivas ¿Es el mejor? Relativamente, si, es el que ofrece más por lo que se paga.

En este caso concreto, el Seat León vuelve a ser el coche más vendido de nuestro mercado. Con mayoría absoluta. Con un quince por ciento del segmento y por delante de un icono del mismo grupo fabricante, el VW Golf, con el que comparte más del ochenta por ciento de sus componentes. Una muestra palpable de que el comprador no es tonto. Adquiere el vehículo que ofrece lo mismo (motores, suspensiones, frenos, interiores, etc.) y que sólo cambia el vestido exterior, el logotipo de la marca y es más económico en igualdad de equipamiento. Por lo tanto, hay que considerar al Seat León, líder absoluto, el autentico “coche del año”.

Otro coche para tener en cuenta es el Dacia Sandero, el segundo coche con mayor numero de matriculaciones. Es un producto Renault, como son los coches que le siguen a continuación: Nissan Qashqai, Renault Clío, Renault Mégane, Renault Captur. Todos ellos fabricados por el mismo grupo. Incorporan componentes comunes. Incluso, algunos, comparten plataforma. Pero el Dacia Sandero ofrece lo mismo por bastante menos dinero.

Lo mismo podemos decir de los modelos que se clasifican a continuación y por este orden: Seat Arona, Seat Ibiza, VW Golf, Seat Ateca. La excepción de la regla son el Opel Corsa, Fiat 500 y Ford Focus, que se intercalan entre los 20 modelos más vendidos del año y que se complementan con los Peugeot 3008 y 308, Citroën C3, Peugeot 208 y 2008. También comparten componentes.

Dividiendo por segmentación o tipo de coche, los SUV compactos han sido los más atractivos. Es la moda. Alcanzan casi el cincuenta por ciento de las ventas totales en nuestra querida España.

De aquí que el Nissan Qashqai sea el más vendido, por delante del Peugeot 3008, Seat Ateca, Hyundai Tucson, VW Tiguan, etc. Estos modelos han matriculado casi el 20 por ciento del segmento de un total de 300.000 ventas, el 25 por ciento del mercado total.

Los peores

Siempre tomando como base los dos segmentos de mayor venta, SUV compactos y compactos (todos ellos en el segmento B, entre 4,2 y 4,3 metros de longitud total, cinco plazas y cinco puertas). Los que ofrecen peores resultados y que no han alcanzado las mil unidades matriculadas son los Skoda Spaceback, BMW Serie 2, Alfa Romeo Giulietta, Alfa Romeo Stelvio, Subaru Impreza y el Citroen C4.

Como pueden observar, entre los coches más vendidos no hay ningún Premium. No hay presencia de las marcas especialistas, algunas también convertidas en generalistas, como es el caso de Mercedes, BMW y Audi. Ninguna de ellas ha colocado uno de sus modelos en este ranking. Esto significa que el precio es uno de los factores más importantes en la compra. Solo un segmento pequeño de nuestra sociedad prefiere pagar más por un logotipo que por el producto en concreto.

Algunas marcas Premium que intentan abrirse camino en el mercado generalista han fracasado, como es el caso de BMW con su modelo Serie 1, situado en el puesto 14 del segmento B. Audi ha conseguido introducirse aprovechando la base de otras marcas del grupo, como sucede con el Audi A3. Mercedes, por ejemplo, ha conseguido vender bien su modelo Clase A

Donde mejores resultados tienen las marcas de lujo es en el segmento de las berlinas clásicas. Audi lidera el segmento C con su modelo A6, seguido de los BMW Serie 5 y Mercedes Clase E. Son las tres marcas dominantes.

Conclusión

¿Coches buenos y coches malos? La respuesta la tiene el comprador. Es quién analiza con la mayor precisión lo que ofrecen a cambio de su dinero.

La garantía, el coste de mantenimiento, la atención al cliente o el sistema de financiación son factores para tener en cuenta. En esto hay bastante diferencia.

En resumen, casi todos los coches están cortados por el mismo patrón, aprovechando mejores o peores sistema de producción y, sobre todo, la economía de escala, que afecta directamente al precio final.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios