www.motorpoint.com

Comparativa

Peugeot 208 frente SEAT Ibiza, lucha por el trono del segmento B
Ampliar

Peugeot 208 frente SEAT Ibiza, lucha por el trono del segmento B

Enfrentamos dos coches que rondan los 4 metros de longitud, dos utilitarios que están en el top de ventas del mercado español. Un segmento, que después de los SUV y los compactos, es el de más matriculaciones y en el que las marcas apuestan muy fuerte.

Por Tommy Díaz-Valdés
x
tomymotorpointcom/4/4/15
www.motorpoint.com
martes 23 de noviembre de 2021, 16:55h

Para esta comparativa hemos escogido las motorizaciones más potentes y el tope de gama. En el caso del modelo francés con el acabado GT y motor de 130 CV y, en el caso del vehículo de Martorell, el FR plus con propulsor de 150 CV, ambos con cambio automático.

Entrando en materia nos encontramos con el diseño rompedor del modelo francés, una estética moderna que no pasara desapercibida. En el caso del 208 se trata de la quinta generación del modelo, que ha ido cambiando su nomenclatura de 205,206,207, 208 y segunda generación del nombrado 208. No tiene nada que ver con su antecesor. Es completamente nuevo tanto en su exterior como en el interior. Ha crecido desde los 3,96 metros hasta los 4,05. También es más ancho (+6 mm) y pierde 30 mm de altura.

Con un diseño más agresivo y estilizado, el frontal está presidido por dos llamativas ópticas y una firma LED diurna que se asemeja a los colmillos de un felino. Mientras que en su parte trasera tiene unas ópticas LED unidas por una barra de color oscuro que se asemejan a las garras del león. Y en las versiones con el acabado GT lleva un paso más allá su deportividad, incluyendo el color negro en los ancho de rueda y retrovisores, además, de un deflector trasero y calandra delantera exclusiva para este acabado, sumado a una llantas de 17 pulgadas. Tampoco nos podemos olvidarnos de ese guiño al pasado con esa hendidura en el pilar C que recuerda al mítico 205.

La producción del 205 comenzó en 1983. También tiene un pasado en la competición en el campeonato del mundo de rally con un grupo B, el legendario 205 Turbo 16. Disputó solamente tres temporadas y logró 16 victorias y cuatro títulos: dos de pilotos - Timo Salonen y Juha Kankkunen - y dos de constructores. También compitió en el Rally más duro del mundo, el Dakar, en 1987 y 1988 cosechando muy buenos resultados. Vengo esto a decir, porque la marca del león siempre se ha caracterizado por tener modelos muy dinámicos en este segmento, pero con este nuevo 208 baja el listón en cuanto a sensaciones deportivas con su antecesor en este apartado.

Por otro lado, el Ibiza no se queda atrás en este sentido, también tiene un pasado en el Motorsport con ese inolvidable Kit Car pintado de Amarillo y con los colores de Repsol. Ganó 3 mundiales consecutivos y luego dio el salto a los WRC con el Córdoba. Ese legado de los Rally queda patente en la puesta a punto dinámica del del nuevo IBIZA. Es casi perfecta, partiendo de que son coches del segmento B.

Peugeot ganó el galardón del coche del año en España en 2013 y en Europa en 2020 (unos premios que desde hace mucho tiempo están en entredicho) con la aparición del renovado 208.

El Ibiza vio la luz en el Salón de París en 1984, un modelo que contaba con dos carrocerías 3 y 5 puertas. Cosa que ahora no ocurre, ya que solo dispone de carrocería 5 puertas, al igual que el modelo francés. El coche del fabricante español durante su historia siempre ha ocupado el TOP1 en ventas en el segmento B y siempre ha sido el referente.

También ha sufrido una puesta al día. Es más clásico que su rival, menos “Cool” que el 208 en su estética exterior. Pero después de 37 años, cinco generaciones y casi seis millones de unidades vendidas, se ha convertido en uno de los vehículos más importantes de la marca. Y la renovación de la generación actual tiene como objetivo mantener esa mentalidad ganadora, posicionándose como un modelo clave en su segmento en Europa.

Si es bueno ¿para qué cambiarlo?

Con una evolución en el diseño exterior, se integran los faros delanteros 100% LED de serie en toda la gama de acabados, que ofrece una mejor visibilidad unida a un menor consumo. Los nuevos diseños de llantas de aleación actualizan la vista lateral, y el nombre del modelo en tipografía manuscrita en la parte trasera, junto con el nuevo logotipo de SEAT en acabado cromado bitono, completan la imagen exterior renovada.

Propulsores.

Bajo el capó, el nuevo Ibiza dispone de cinco motores diferentes, con potencias de entre 80 CV y ​​150 CV, en gasolina y gas natural comprimido, asociados a transmisiones manuales o DSG de doble embrague: 1.0 MPI 80 CV manual, 1.0 TSI 110 CV, con cambio manual o DSG, 1.5 TSI 150 CV con cambio DSG, que es el de nuestra prueba, y sistema de desconexión de cilindros, y 1.0 TGI 90 CV con cambio manual y etiqueta ECO de la DGT. La hibridación y electrificación 100% no llegará al Ibiza.

En cambio, el modelo francés dispone de una motorización de gasolina de tres cilindros y 1,2 litros. Todos ellos cumplen la normativa anticontaminación Euro 6D. El primero es un 1.2 atmosférico con 75 CV de potencia, seguido por dos versiones turboalimentadas, con 100 CV y 130 CV, está ultima es la que hemos escogido para nuestra comparativa con cambio automático EAT8 de ocho relaciones con convertidor de par. Algo más lento que el DSG de doble embrague del Ibiza. Ambos modelos disponen de levas en el volante. Unas fijas a la piña de la dirección en el caso del Peugeot, que nos gusta más, y otras al volante en el SEAT. Las levas del modelo del fabricante francés, por sacarle un “pero”, son algo pequeñas para ser unas fijas. También, dispone de motorización diésel de 100 CV, un BlueHDi de 1,5 litros y muy bajos consumos.

Tenemos que destacar en el nuevo 208 la nueva plataforma modular CMP, (la misma que monta el Corsa y el DS3) que le permite tener una versión 100% eléctrica. Esta versión se denomina e-208 y dispone de un motor de 136 CV, asociado a una batería de 50 kWh de capacidad. Con una autonomía Homologa WLTP de 340 km.

En cuanto a las prestaciones, son algo superiores las del Ibiza, ya que monta un motor 1.5 TFSi de cuatro cilindros que desarrolla 150CV y no el tres cilindros 1.2 de 130CV del modelo francés. Son 20CV más y se nota. Ambos propulsores mueven los vehículos con soltura al ser el tope de gama en cuanto a motorizaciones. La velocidad máxima del modelo español es de 216 Km/h, ocho más que el Peugeot y realiza en 8,3 segundos el 0 a 100 km/h. Medio segundo más rápido que el vehículo del fabricante francés. (Abajo en el enlace podéis ver la ficha completa de ambos coches).

Interior

El interior del Ibiza representa toda una revolución en materia de diseño, si se compara con su predecesor. Destacan las zonas de tacto blando en el salpicadero y el sistema de info-entretenimiento dotado con pantallas flotantes más grandes, que se ubican en una posición elevada. También mejora la ergonomía y llega un nuevo volante multifunción tapizado en cuero Nappa, que aporta mayor calidad y tacto al puesto de conducción. A todo ello se suman las nuevas salidas de aire iluminadas y la tecnología de iluminación ambiental. Y para que se adapte a las preferencias de cada uno, el nuevo Ibiza dispone de 4 acabados, Reference, Style, Xcellence y FR, el más deportivo. Al gusto del consumidor.

El nuevo modelo de la firma española ofrece una conectividad total, tanto dentro como fuera del automóvil. La conexión inalámbrica a Apple CarPlay y Android Auto se lleva a cabo mediante el sistema Full Link. En el exterior, SEAT CONNECT se encarga de enlazar el coche con el usuario. Los usuarios pueden interactuar con las nuevas pantallas de 21 cm (8,25’’) y 23,4 cm (9,2’’) del sistema de info-entretenimiento (ésta última es un 20% más grande que la anterior) gracias al reconocimiento de voz natural que se activa con la frase “Hola, Hola”.

También dispone de nuevos sistemas de asistencia al conductor, como el asistente de viaje, ofrecen una conducción semiautónoma de nivel 2 a cualquier velocidad. Y con el asistente de salida involuntaria de carril, el asistente lateral o de ángulo muerto, el reconocimiento de señales de tráfico y el asistente de luces automáticas de carretera, el nuevo SEAT Ibiza se sitúa en lo más alto en materia de seguridad.

Al igual que el Ibiza, el 208 también ha sufrido una revolución en este apartado. Es completamente nuevo. Es salpicadero es más futurista que en el Ibiza, Conserva el i-Cockpit de su antecesor como seña de identidad, añadiendo a la ecuación una instrumentación completamente digital en 3D que se introduce por primera vez en un vehículo del fabricante frances. También, tenemos que destacar su equipo de infotainment que está disponible en tamaños de 5, 7 o 10 pulgadas, que además es compatible tanto con Apple CarPlay como con Android Auto.

El salpicadero tiene un diseño renovado y con mucha personalidad. Una de las cosas a las que hay que habituarse es la pantalla central. Aunque cuenta con algunos botones para acceder a los diferentes menús de forma directa, después tendrás que navegar por ella para realizar los ajustes que desees, y eso distrae durante la conducción porque resulta menos preciso que utilizar botones como los de toda la vida. Es el caso de la climatización, si la pantalla es táctil, porque tenemos que pasar por la botonería.

Otro elemento que tiene tantos amantes como detractores es el famoso i-cockpit, que, a mí particularmente, no me gusta: cuenta con un volante demasiado pequeño de formas rectas para mejorar la visión del cuadro por encima del volante sin que este interfiera. Esto permite que puedas ver toda la información incluso en curva y ahora, es más fácil de configurar que nunca. Pero entiendo que esto va por gustos, ya que este sistema cuenta con algunos detractores.

Respecto a los acabados disponibles en el 208, la gama se distribuye en las terminaciones Like, Active, Allure, GT Line y GT, para las versiones térmicas, mientras que el modelo eléctrico se podrá combinar con las líneas Active, Allure, GT Line y GT.

El confort en marcha es similar, parece algo más grande el Ibiza, pero por cotas no es así. Los asientos son más cómodos y sujetan mejor en el modelo de la firma del león. Las plazas traseras son mejores para 5 personas las del 208. Aquí, queda penalizado el modelo español por túnel de trasmisión que es muy alto.

También, ambos modelos disponen de asientos calefactables en las plazas delanteras. Aquí, por sacarle un punto negativo al modelo francés, es que no se desactivan automáticamente y siempre tendremos” el culito calentito” cuando nos montamos en él. Otro punto negativo que destacar es la puesta en marcha del 208, es muy lenta desde que apretamos el botón de start/stop. No es tan inmediato como en el Ibiza y lo tienes que mantener. Cosa que se tendría que mejorar.

Al igual que el modelo español, en cuanto materia de ayudas a la conducción, ofrece sistemas de coche de segmento superior. Control de velocidad de crucero adaptativo Adaptive Cruise Control, el sistema de mantenimiento activo de carril Lane Positionig Assistance, el asistente de aparcamiento Full Park Assist, el sistema de frenado de emergencia en ciudad con detección de peatones Automatic Emergency Brake Assist o el de reconocimiento del límite de velocidad de la vía, además de los sensores de lluvia e iluminación que completan un plantel realmente contundente en el segmento B.

Conclusión

Estamos ante dos coches del segmento B y TOP de ventas en su clase. Dos utilitarios con mucha historia dentro de sus respectivas marcas. En cuanto a diseño exterior y que rompe con todo, nos quedaríamos con el 208, es más “Cool”. En un vehículo que entra por los ojos a primera vista por su diseño moderno. Por su parte, el Ibiza mantiene esa estética exterior que tanto éxito le ha dado a la marca. Han realizado pequeños cambios, más bien es “un lavado de cara”. Si es bueno y gusta ¿para qué cambiarlo?

Los interiores de ambos modelos son completamente nuevos y es donde han sufrido una auténtica revolución. Han mejorado en materiales y ensamblaje de ellos. Además, monta sistemas de info-entretenimiento y ayudas a la conducción de coche de segmento superior. El Peugeot es más de nave espacial, más futurista, es todo Digital al igual que el Ibiza, pero el del modelo español tiene un ambiente más retro, más sobrio.

En cuanto a sensaciones dinámicas me quedo con el Ibiza, la puesta a punto es excelente. Tiene más caballos que su rival y eso se nota, pero su aplomo en curva y estabilidad es insuperable en el segmento B.

Los modelos elegidos para nuestra comparativa son los más caros. También son lo más alto de gama en cuanto a motorizaciones y equipamiento se refiere. El Peugeot Peugeot 208 GT PureTech 130 S&S EAT8 tiene un precio de 25.850 euros o financiado por PSA Finance a partir de 305,32 euros al mes, según está equipado el modelo de la comparativa. Y, el SEAT Ibiza 1.5 TSI 150CV DSG FR Plus tiene un precio de 25.810 euros, sin aplicar descuentos. Son lo mejor de gama, pero el Ibiza y el Peugeot tiene una amplia oferta de precios y acabados que comienzan desde los 13.000 euros en ambos casos. Para toda clase de bolsillos.

Rivales

Entre los utilitarios pequeños y económicos que aspiran a rivalizar con nuestros contendientes nos encontramos con otros urbanos de su clase, entre los que destacan el nuevo Ford Fiesta, que todavía no lo hemos visto, el Hyundai i20, el Opel Corsa, el Renault Clio y Volkswagen Polo.

Precios y Ficha técnica (Click)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios