www.motorpoint.com

El Renault 4 cumple 60 años

Yo tuve un 4 'Latas'
Ampliar

Yo tuve un 4 "Latas"

Fueron los años en los que se motorizó Europa con coches simples y baratos

Por Manuel Vega
x
mvegamotorpointcom/5/5/16
motorpoint
sábado 27 de febrero de 2021, 18:47h
El R4 reagrupaba un compendio de soluciones tecnológicas innovadoras, tanto en materia de diseño, como de modularidad, tecnología mecánica y versatilidad dinámica. Se trataba de una carrocería Break montada sobre un chasis tipo plataforma, muy innovador conceptualmente, basado en la excelencia de la simplicidad.

Es el coche del que guaedo más cariño aunque en mi vida he tenido y conducido todo tipo de coches de poca o mucha cilindrada, no sólo en los que eran de mi propiedad, si no también los que probaba de las marcas cuando me dedicaba a rllo por mi profesión.

Pero el 4 "Latas" fue especial porque en él aprendí a conducir. Ha siso como ese primer amor que se tiene a una edad muy temprana, pero que nunca se olvida.

Fue el coche que llevaba mi hermano mayor. Yo no tenía todavía la edad y ni, por supuesto, el carné. En cuanto en mi casa se despistaban, lo cogía y me daba un par de vueltas a la manzana. Las primeras veces con muchas dificultades y muchos "calados" del motor. Pero poco a poco le fuí cogiendo la onda, como lo habrán experimentado más de uno.

Apenas duró en mi casa dos o tres meses cuando ya aprobé el permiso de conducir, pero fue tiempo suficiente para poder contar un par de anécdotas con él.

Tengo que mencionar la palanca de cambios que se metía y se sacab por el salpicadero con una facilidad extraordinaria. Incluso se podían meter las marchas en muchas ocasiones sin pisar el embrague. No siempre, pero sí en cierto régimen de revoluciones creo recordar.

Fueron muchos los amigos que probaron las virtudes de este coche inigualable. Muchas veces ibamos hasta 8 personas en busca de aventuras o de nuestros lugares de ocio habituales. Es algo que no se podía hacer, pero se hacía. En aquellos años había más permisividad. Incluso en carreteras nacionales o secundarias la conducción era más tranquila. Lo peor era adelantar a los camiones. La potencia de los coches, incluídos los de "alta gama" no eran tan potentes como los de ahora.

En una ocasión, y nuca lo olvidaré, En Gijón, bajando de Somió hacia la playa, vi que, de repemte, una rueda nos adelnató. Yo no sabía que era mía. El "cuatro latas" seguía su marcha sin nigún aviso. Pará porque llegaba a un cruce donde no tenía preferencia y el coche se "cató" hacia el lado derecho. Fue cuando medi cuenta que aquella rueda ek mía, la delantara derecha.

Podría contar muchas más cosas de mi experiencia con el R4 L de color azyl claro, precioso entonces para mí. Recuerdo que fue el primer coche con motor y tracción delantera y con una capacidad del maletero muy grande para un utilitario. A ello hay que añadir añadía la suspensión independiente en el tren delantero, con todas las ventajas en términos de maniobrabilidad y precisión en la dirección que ello comporta, marcando la vía a futuros modelos de Renault.

El R4 proponía otros adelantos mecánicos muy útiles. Por ejemplo, estaba dotado de rótulas estancas, carentes de engrase, lo que incidía en un menor coste de mantenimiento del coche. Otra solución, pionera en su segmento, fue el circuito de refrigeración cerrado y hermético, que incorpora un líquido especial capaz de soportar las más bajas temperaturas. Ello significaba que ya no hacía falta reponer anticongelante en el líquido del circuito, operación repetida inoportuna y con un coste asociado. El único mantenimiento real del coche era el cambio de aceite.

La presentación en España del Renault 4, en su versión "L", se llevó a cabo, generando grandes expectativas, el 25 de febrero de 1964, en pleno despegue del turismo y del desarrollismo que caracterizó la sociedad y la economía de la España de los años 60. La prensa de la época destacó unánimemente su carácter polivalente y económico, y las virtudes de su suspensión "todo camino", así como su concepto innovador en términos de facilidad de acceso al habitáculo.

Otro aspecto destacado fue su personalidad alegre y, especialmente, el precio, que, con 84.000 pts. de la época, se situaba claramente por debajo del umbral del segmento, que rondaba las 100.000 pts.

A lo largo de su historia en España, el 4L fue modernizándose y acompañando las evoluciones tecnológicas que fueron surgiendo, sin perder su personalidad original y sus virtudes conceptuales. De este modo, fue incorporando motorizaciones más modernas y eficientes, como el motor C “sierra” de 852cc y la caja de velocidades de 4 relaciones, en 1968, o, posteriormente, el motor de 1.108cc de 38cv, los frenos de disco, etc ... También introdujo elementos como el techo practicable panorámico, que contribuyó a reforzar el carácter lúdico del modelo.

La última unidad producida del 4L salió de la cadena el 3 de diciembre de 1992, aunque en España se dejó de producir ya en 1989. Y este final industrial, fur debido a que ya era técnicamente inviable la introducción de los nuevos elementos de carácter obligatorio, como el catalizador.

El 4L ha sido referente de toda una generación de españoles que encontraron, gracias a él, la posibilidad de acceder a la automovilidad a un precio asequible y con una versatilidad extraordinaria, que le permitía ser el vehículo idóneo para compatibilizar la circulación en ciudad, en carretera y también por caminos, algo que he experimentado en muchas ocasiones.

Su habitabilidad y modularidad avanzada en su época, su mítica fiabilidad mecánica y su bajo coste de uso hacen que, 60 años después, el 4L siga siendo un coche inolvidable.

Y todo hace indicar que le podremos volver a ver, como ha pasado con el R5, electrificado 100% y rediseñado. Espero que estosuceda. Como he dicho, fue mi primer amor.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios