www.motorpoint.com

Comparativa gasolina, diésel y eléctrico

Renault ZOE, frente a los Renault Clio (gasolina y diésel)
Ampliar

Renault ZOE, frente a los Renault Clio (gasolina y diésel)

Tres coches de las mismas prestaciones frente a frente

domingo 12 de febrero de 2017, 18:29h
Enfretamos estos tres modelos de Renault para llegar a diferentes conclusiones. Son modelos que comparten la mismas plataforma y medidas, pero los diferencian sus propulsores con distintos tipos de combustible. ¿Cuál es la mejor versión? Tratamos de contestar a esta pregunta a través de un estudio realizado por nuestros equipo de pruebas.

Prólogo

Acaban de presentar la última versión del ZOE, uno de los vehículos eléctricos de Renault. Adelantamos su presentación y prueba hace dos días. ¿Qué conclusión hemos sacado después de recorrer casi dos centenares de kilómetros? Todavía faltan años para que se implante este tipo de vehículos en nuestro país. Y lo decimos, no por nuestra opinión, sino por la de los propios fabricantes de estos coches. Falta estructura de recarga. Como ejemplo, aquí tienen un cuadro comparativo de cómo apoyan otros países europeos a las energías no contaminantes.

España cuenta con 1.700 puntos de recarga teóricos. Sin embargo, más de la mitad están inutilizados. Entre el vandalismo y la falta de rentabilidad de ese “negocio”, el abandono es total.

Nos comentan, representantes de las marcas que producen este tipo de vehículos, que, a través de la Asociación de Fabricantes, se ha intentado conectar con la Administración. Desde que terminó el plan de ayuda a la compra de coches no contaminantes, el Gobierno actual no se ha pronunciado al respecto.



Por lo tanto, el hándicap de los coches eléctricos, el del precio, se mantiene. Esto significa que el comprador de un coche eléctrico tiene que abonar el diferencial. Es decir, pagar 5.500 euros, aproximadamente, en la compra de un coche con cero emisiones. Algunas marcas, como es el caso de Renault, lo adelanta como subvención, mientras se aclara la situación. En este caso, en la compra del nuevo modelo ZOE.

Pero este es otro cantar que tendrán que solucionar las marcas y la Administración del Estado.

Este prólogo no tiene otro objetivo que poner en conocimiento uno de los principales inconvenientes que tiene comprar un coche eléctrico, al margen de la autonomía. Es evidente que en este sentido se ha avanzado y mucho. Precisamente, el nuevo ZOE o, mejor dicho, la nueva batería que se monta en el modelo de Renault, dobla la capacidad energética de la anterior, aunque pesa 22 kilos más. ¿Es suficiente? Depende, porque el consumo de los motores eléctricos está en función de varios factores: velocidad, forma de conducir, temperatura ambiente y orografía. En este último apartado, se ha ganado en la eficacia energética con la frenada regenerativa: deceleración y frenada se convierten en recuperación de energía. No es mucha la recarga, pero algo es mejor que nada.

Rentabilidad

¿Es rentable comprar un coche eléctrico? Depende. Es un apartado relativo. El conjunto de baterías es caro, muy caro. El precio es de 7.500 euros que deben sumarse al precio del coche que, todavía, es más caro que un coche de combustión interna con características y prestaciones similares.

Es lo que vamos a ver a continuación de una forma sencilla. Sin entrar en tecnicismos poco legibles. Lo mejor es comprobar lo que te ofrecen a cambio de tu dinero. Así no hay trampa, ni cartón

Nos cuentan que el gasto de mantenimiento es menor. Que no lleva aceite, ni pistones, ni componentes mecánicos múltiples. El motor eléctrico se basa en un rotor y un enjambre de núcleos de electroimanes. Tampoco lleva caja de cambios. Sin embargo, tiene muchos componentes electrónicos de recuperación de energía, conectados a un procesador que reparte la misma. Puede ser un foco de posibles averías.

Para no dar más vueltas a la perdiz, vamos a concretar. El mantenimiento, a largo plazo, es similar. La batería tiene su vida limitada. Se use o no. Por lo tanto, la mejor opción es alquilar. De esta manera se tiene una garantía de por vida. Especialmente debido a su coste.

El alquiler de la batería es de 69 euros mensuales. Para cubrir este gasto, en un coche de combustión interna, podemos recorrer 1.300 kilómetros. Solo por el coste de alquiler.

Si sumamos el precio de recarga, que todavía no es muy concreto, hay que sumar entre 1,5 o 2 euros cada 100 kilómetros recorridos

¿Gasolina, diésel o eléctrico? Esta es la cuestión

Hemos elegido tres modelos Renault: Clio, gasolina y diesel, y ZOE. Tienen muchos puntos en común. Son modelos de la misma marca y aprovechan muchos de sus componentes. Sentados al volante no vemos diferencias apreciables. Comparte los mismos atributos de conectividad, multimedia y demás. Aprovechan la misma plataforma. Este es el motivo de que las medidas del habitáculo y exteriores sean muy similares por no decir iguales.

Exteriormente solo comparten dimensiones. El ZOE tiene una estética diferente. Rompe con la imagen Clio para distinguirse de sus hermanos de sangre y con “dieta” diferente. Observando los coches juntos, no entiendo porque el eléctrico es más caro, cuando tenía que ser al revés, dados los componentes de uno y de los otros. Supongo que será cuestión de tiempo.

Las prestaciones son mejores en los Clio, a pesar de tener 2 CV teóricos menos. El eléctrico es más pesado. En aceleración tienen ventaja los equipados con motor de combustión. Sin embargo, en confort, el eléctrico está por encima. Especialmente por su nivel sonoro dinámico, que pasa de 40 decibelios en el eléctrico a 64 decibelios en los de combustión. Son resultados a 100 kms/hora en carretera normal. En esto, además del motor, los neumáticos juegan un papel fundamental. De hecho, el ZOE monta unas ruedas Michelin concebidas para estos coches.

Para conseguir mayor autonomía en el eléctrico hay que rodar con el programa “Eco”. Para ciudad está bien. Limita la velocidad punta a 100 kms/hora con una aceleración de ciclomotor. En carretera no hay otro remedio que quitar la programación “ECO”, para mejorar el reprís, fundamentalmente para conseguir casi la misma aceleración de sus hermanos de combustión interna. Entonces el consumo de energía se dispara.

Les ofrecemos un cuadro comparativo de tres modelos de similares características. Medidas, potencia, habitabilidad, equipamiento, etc. Este es el resultado.

RENAULT CLIO 0.9 TCE 90 ENERGY ECO2 E6 RENAULT CLIO 1.5 DCI 90 DYNAMIQUE EDC E6 RENAULT ZOE INTENS 40 FLEXI
PRECIO 18.200€ 20.000€ 24.625€
Orientación motor transversal transversal transversal
Cilindrada 898 CC 1461 CC 0
Potencia 90 CV 90 CV 92 CV
Par máximo 196 Nm 220 Nm 225 Nm
Tracción Delantera Delantera Delantera
Cambio Manual con 5 velocidades Manual con 6 velocidades Automático con 1 velocidades
Velocidad máxima 182 Km/h 176 Km/h 135 Km/h
Aceleración 0-100 km/h 12.2 seg 12.9 seg 13.5 seg
Consumo Medio 4.7 L/100 Km 3.5 L/100 Km 1,9 €/100 Km
Dimensiones 4062 / 1732 / 1448 4267 / 1732 / 1445 4084 / 1730 / 1562
Maletero 300/1145 litros 300/1145 litros 338/1225 litros
Válvulas 12 16 0
Inyección Directa Directa
Combustible Gasolina sin plomo Diesel Eléctrico
Potencia específica 100 CV/L 62 CV/L 0 CV/L
Relación peso/potencia 9.5 Kg/CV 15.5 Kg/CV 0 Kg/CV
Neumáticos 185/54 R14 185/54 R14 185/65 R15 - 195755 R16 Energy Michelin
Autonomía media 957 Km 1286 Km 300 Km
Puertas 5 5 5
Plazas 5 5 5
Batalla 2589 mm 2589 mm 2588 mm
Emisión CO2 105 gr/Km 92 gr/Km 0 gr/Km
COSTE DE UTILIZACION COMBUSTIBLE
1.000 Kms/mes 50,92€ 39,20€ 81.-€ (*)
1.500 kms/mes 76,38€ 58,80 € 97,50 € (*)
(*): Se incluye el coste de alquiler de la batería

Conclusión

Tras esos casi 200 kilómetros recorridos por carretera, llegas con poco sobrante de autonomía. Hubo a quién le sobraron 50 kilómetros, Sin embargo, otros llegamos por los pelos, gracias a realizar los últimos cincuenta kilómetros con la programación “ECO”, es decir, no pasar de 90 kms/hora y ser muy tiernos con el pedal de aceleración. De esta manera, recuperamos 20 kilómetros. Eso sí, llegamos al mismo tiempo que los demás a nuestro punto de destino Por si acaso, nos pusieron un coche “escoba” por si no llegábamos.

El cuadro que mostramos a continuación es lo suficientemente explicativo y diferenciador de los tres coches. Por precio, coste de utilización y prestaciones, la elección lógica es el Renault Clio con motor diésel. No hay color.

Ahora bien, otro tema es la contaminación, el aparcar en zona verde o azul. Aquí sí se ahorra dinero. Siempre tienes preferencia en los traslados por las grandes urbes, como Madrid, por ejemplo. Si trabajas en el centro y tienes que alquilar una plaza para dejar el coche, es el mismo gasto que supone durante nueve años la compra de la batería.

En suma, hemos analizado los números. Por el momento, la opción más económica, es la propulsión diésel. Incluso, por prestaciones y seguridad de marcha. Es posible que en los próximos años cambien esta situación, pero en la actualidad es la mejor alternativa, por encima de un híbrido de similares prestaciones.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios