Un SUV coupé familiar

Nuevo Audi e-tron Sportback
Ampliar

Nuevo Audi e-tron Sportback

Innovador sistema de iluminación Matrix LED digital

jueves 28 de noviembre de 2019, 13:14h
Audi se mantiene fiel a su estrategia de electrificación al presentar el segundo modelo 100% eléctrico de su gama. El Audi e-tron Sportback es un SUV coupé dinámico que ofrece hasta 300 kW (408 CV) de
potencia y una autonomía de hasta 446 kilómetros (según el ciclo WLTP) con una sola carga de la batería.

Exterior

El Audi e-tron Sportback combina la potencia de un espacioso SUV con la elegancia de un coupé de cuatro puertas y el carácter progresivo de un vehículo eléctrico. Mide 4.901 milímetros de largo, 1.935 milímetros de ancho y 1.616 milímetros de alto. Su techo se extiende de forma casi plana sobre la musculosa carrocería y desciende de forma muy marcada en su zona posterior hasta llegar a integrarse en unos pilares D visiblemente inclinados.

Ciertos detalles indican que se trata de un modelo puramente eléctrico. Como ejemplo cabe destacar la parrilla, con barras verticales y cerrada en gran parte, que está pintada en gris platino claro, una característica identificativa muy específica de los modelos etron. También los faros Matrix LED hablan de la electrificación de este modelo, con sus cuatro segmentos horizontales que crean una firma específica en las luces diurnas.

Otros elementos llamativos son las inserciones negras en los faldones laterales, que sugieren el lugar en el que se aloja la batería, centro de energía del Audi e-tron Sportback. El equipo de diseño ha querido poner el foco también en la ausencia de salidas de escape en el difusor trasero. Y en la zaga, una línea de luz conecta los grupos ópticos entre sí.

El Audi e-tron Sportback con los retrovisores exteriores virtuales y el acabado S line logra un excepcional coeficiente aerodinámico de solo 0.25, un valor mejor que el de su hermano de gama, el Audi e-tron. Esto se debe, principalmente, a la forma coupé de su carrocería y a la menor resistencia aerodinámica. El diseño minimiza las turbulencias de aire en determinadas zonas, lo que en última instancia también beneficia el consumo. En el ciclo WLTP, el SUV coupé es capaz de alcanzar una autonomía de hasta 446 kilómetros con una sola carga de la batería.

Iluminación Matrix LED digital

Con la iluminación Matrix LED digital, disponible opcionalmente, Audi presenta una primicia mundial en un vehículo de producción. La luz que emiten sus diodos se divide en pequeños píxeles,capaces de iluminar la carretera con gran resolución. El diseño se basa en una tecnología denominada DMD (dispositivo de microespejo digital).

En su parte central hay un pequeño chip que contiene un millón de microespejos, cuya longitud es de apenas unas centésimas de milímetro. Con la ayuda de campos electrostáticos, cada espejo individual puede inclinarse hasta 5.000 veces por segundo. Dependiendo de la configuración, la luz LED se dirige a través de las lentes hacia la carretera o se absorbe para enmascarar determinadas áreas del haz de luz.

También cuenta con funciones nuevas como la luz de carril, de orientación y de marcado. En las autopistas, la luz crea una alfombra de iluminación en el carril por el que se circula y se ajusta dinámicamente al cambiar al carril contiguo. De esta manera, mejora la conciencia del conductor sobre el carril relevante y contribuye a aumentar la seguridad vial.

Motores eléctricos, tracción integral, suspensión

Cada eje está equipado con un motor eléctrico asíncrono alimentado con corriente trifásica por la electrónica de potencia. Con una potencia total de 265 kW (360 CV) y 561 Nm de par, los dos motores eléctricos otorgan al SUV coupé una gran capacidad de aceleración desde parado, totalmente en silencio y sin emisiones nocivas.

El Audi e-tron Sportback 55 quattro necesita 6,6 segundos para alcanzar los 100 km/h y su velocidad máxima está limitada electrónicamente a 200 km/h. Al cambiar el selector de D a S y pisar el pedal del acelerador a fondo, el conductor activa el modo “boost”. En este momento, el sistema genera 300 kW (408 CV) de potencia y 664 Nm de par durante ocho segundos. Esto permite al nuevo Audi cubrir la aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 5,7 segundos.

Las cajas de cambios de engranajes planetarios de dos etapas se encargan de transmitir la fuerza de los motores eléctricos a ambos ejes. Un control que el conductor puede operar con los dedos pulgar e índice sirve para seleccionar las marchas. Está integrado en un elegante mando situado a poca altura sobre el túnel central, que también sirve como reposamanos.

La tracción quattro reparte el par motor de manera constante y equilibrada entre ambos ejes en fracciones de segundo. En la mayoría de los escenarios, el Audi e-tron Sportback utiliza exclusivamente su motor eléctrico trasero para lograr una conducción lo más eficiente posible. Si se requiere más potencia de la que es capaz de entregar el motor posterior, la unidad frontal se activa instantáneamente.

Esto también ocurre de manera predictiva antes de que se produzca un deslizamiento cuando se circula sobre terrenos de baja adherencia, al afrontar curvas a ritmo rápido o si detecta algún tipo de subviraje o sobreviraje.

Un factor clave a la hora de lograr ese carácter deportivo y esa dinámica sobresaliente que ofrece el SUV coupé en toda situación es la ubicación de algunos componentes mecánicos, que ayudan a rebajar el centro de gravedad de manera considerable si lo comparamos con un SUV convencional. Todos los elementos pesados se agrupan en el centro del vehículo. La distribución de pesos por ejes, con una relación de casi 50:50, está perfectamente equilibrada.

Los ejes de cinco brazos, la dirección progresiva y el sistema de frenos electrohidráulico aseguran un comportamiento ágil y un alto grado de confort. Los neumáticos de serie en medida 255/55 R19 destacan por su baja resistencia a la rodadura. Bajo pedido, a partir de mediados de 2020 también estarán disponibles unas llantas de hasta 22 pulgadas, una medida más que en el e-tron.

El sistema de conducción dinámica Audi drive select, instalado de serie en el Audi e-tron Sportback, permite modificar la conducta del sistema de propulsión gracias a sus siete perfiles diferenciados, que establecen una clara distinción entre comodidad y deportividad.

La suspensión neumática adaptativa con control de amortiguación contribuye en gran medida a lograr ese carácter tan versátil. A velocidades altas, la carrocería se sitúa más cerca del suelo, lo que mejora
notablemente la aerodinámica y aumenta la autonomía. El sistema es capaz de variar la altura hasta 76 milímetros.

Batería de alto voltaje

La batería del Audi e-tron Sportback 55 quattro tiene una capacidad total de 95 kWh (86,5 kWh netos) y funciona a un voltaje nominal de 396 voltios. Forma un bloque plano y ancho, que va fijado en 35 puntos a la estructura, bajo el habitáculo. El sistema de batería es excepcionalmente rígido y está diseñado a prueba de choques, gracias a una sólida carcasa protectora de aluminio que contiene los 36 módulos de celdas.

Se dispone en dos niveles o ‘pisos’: uno inferior más largo con 31 módulos y un nivel superior más corto, que contiene cinco módulos. Cada módulo integra doce celdas. El sistema de refrigeración se encuentra bajo las cámaras de las celdas.

Durante las deceleraciones de hasta 0,3 g, que suponen más del 90% de las frenadas en la conducción diaria, la batería de alto voltaje se carga mediante los motores eléctricos, principalmente el trasero. De esta manera, ambos propulsores se convierten en generadores de energía, tanto en modo de inercia cuando el conductor levanta el pie del acelerador, como durante las fases de frenada. El grado de recuperación se puede establecer en tres etapas mediante las levas del volante. Comparado con el Audi e-tron, en el Sportback se permite aún un mayor grado de diferenciación.

Al frenar desde 100 km/h, puede recuperar un máximo de 300 Nm y 220 kW (300 CV). Al igual que sucede con el e-tron, esto representa más del 70% de la potencia que es capaz de generar y más de lo que puede recuperar cualquier otro modelo de producción. El SUV coupé logra hasta el 30% de su autonomía a través de la recuperación.

Frenos

El equipo de frenos, cuyo innovador concepto de activación electrohidráulica permite responder con una gran inmediatez, entra en juego solo cuando las deceleraciones son superiores a 0,3 g. Dependiendo de la situación de conducción, el sistema de recuperación de energía decide si hace uso exclusivo de los motores eléctricos, de los frenos o de una combinación de ambos. La transición entre el freno eléctrico y el hidráulico es suave y homogénea, por lo que el conductor ni si quiera lo nota. Las fuerzas de frenado permanecen constantes.

En el sistema de frenado convencional, los ingenieros han reducido sustancialmente lo que se conoce como par residual de frenada, que son las pérdidas que se producen durante la breve aplicación de las pastillas al disco, algo que beneficia tanto a la eficiencia como a la autonomía. Este principio de optimización de la eficiencia permanece constante en todo el proceso. Por ejemplo, durante el funcionamiento normal del vehículo, el motor eléctrico delantero se desacopla casi por completo. Esto aumenta el rango utilizable de la batería y reduce el flujo en el circuito de refrigerante, lo que se traduce en que la bomba tiene que proporcionar menos energía.

Audi e-tron Sportback 50 quattro

En el momento de su lanzamiento al mercado, Audi ofrecerá el SUV coupé totalmente eléctrico con una segunda variante del motor. El e-tron Sportback 50 quattro genera 230 kW (313 CV) de potencia y 540 Nm de par. La batería prescinde del ‘piso’ superior y se compone de 27 módulos de doce celdas cada uno. El conjunto, que pesa aproximadamente 120 kilogramos menos que el del Sportback 55 quattro, proporciona 71 kWh de potencia total (64,7 kWh netos).

Gracias a esta batería es posible cubrir distancias de hasta 347 kilómetros con una carga completa, según el ciclo WLTP. El Audi e-tron Sportback 50 quattro acelera de 0 a 100 km/h en 6,8 segundos y alcanza una velocidad punta de 190 km/h.

Interior

Un arco de grandes dimensiones que se extiende por el panel de instrumentos y el salpicadero, de puerta a puerta, integra la cubierta de la instrumentación digital Audi virtual cockpit. Su elegante pantalla parece quedar libremente suspendida en el aire.

Los paneles de las puertas integran los monitores de los espejos retrovisores virtuales opcionales. La consola central, con sus dos pantallas táctiles, se inclina hacia el conductor, lo que la hace particularmente ergonómica. El display superior, al desactivarse, parece fundirse de manera casi invisible en su gran marco black panel.

En cada nivel de acabado interior –básico, design selection y S line–, el Audi e-tron Sportback se viste con los mejores tapizados, colores e inserciones. Para los asientos delanteros, los clientes pueden elegir entre los de serie, los asientos deportivos, los asientos deportivos S y los asientos de confort con funciones opcionales de ventilación y masaje. Su patrón de costura recuerda a los circuitos eléctricos y se pueden personalizar aún más con acentos en color naranja brillante.

El nivel de detalle puede aumentar con el paquete opcional de iluminación de contorno/ambiente, que proyecta una luz sutil sobre algunas superficies y emite un breve sonido de bienvenida a través del sistema de audio cuando se activa el sistema de propulsión

Igual que todos los modelos de categoría superior de Audi, el e-tron Sportback también presenta el sistema MMI touch response con dos pantallas. Cuando se activa una función con el dedo, una respuesta táctil y acústica confirma la operación.

Mediante la pantalla táctil superior de 30,7 centímetros (12,1 pulgadas), el conductor controla el infotainment, el teléfono, la navegación y los ajustes específicos e-tron. La pantalla inferior de 21,8 centímetros (8,6 pulgadas) se usa para introducir texto y llevar a cabo otras tareas, como las relativas al control del climatizador.

El equipamiento de serie del e-tron Sportback también incluye la instrumentación Audi virtual cockpit de 31,2 cm (12,3) pulgadas. Esta pantalla destaca por su resolución extremadamente alta de 1.920 x 720 píxeles y permite cambiar entre dos modos de vista mediante el botón ‘View’ del volante.

También está disponible una versión opcional ‘plus’ con un modo de visualización adicional en el que el elemento protagonista es el medidor de potencia. Opcionalmente, es posible ampliar estas funciones con un Head-up display que proyecta información relevante en el parabrisas

Conectividad

Está equipado de serie con el MMI Navegación plus y la radio digital DAB+. El sistema de infotainment de alta gama es compatible con el estándar de transmisión de datos de alta velocidad LTE Advanced e integra un punto de acceso Wi-Fi para los dispositivos móviles de los pasajeros.

El sistema de navegación hace sugerencias de destinos inteligentes basadas en viajes anteriores. La ruta se calcula tanto con la información almacenada a bordo como online en los servidores del proveedor de mapas y navegación HERE, que tiene en cuenta el tráfico local.

La amplia gama de funciones de navegación e infotainment de Audi connect complementa perfectamente la guía de ruta. Los aspectos más destacados incluyen información de tráfico online, navegación con Google Earth™, planificador de rutas e-tron, radio híbrida y servicios Carto-X.

El más reciente de todos es el servicio de aparcamiento en la calle, que ayuda a encontrar espacios libres, y la información de semáforos. En algunas ciudades, este último sistema enlaza el automóvil al ordenador central que controla los semáforos, para proporcionar información al usuario en el Audi virtual cockpit.

Otra función de la aplicación myAudi es la preclimatización antes de la salida, que funciona con electricidad de la toma de corriente y permite al usuario elegir la temperatura adecuada en el momento previo a subirse al coche. Con el climatizador opcional deluxe, el cliente puede dar la orden necesaria para calefactar tanto el habitáculo como el volante y los asientos, dependiendo
del equipamiento.

Lanzamiento

El lanzamiento al mercado europeo tendrá lugar en la primavera de 2020. En Alemania estará disponible en dos variantes iniciales, con un precio de partida de 71.350 euros.

Para celebrar el lanzamiento, Audi ofrecerá la serie limitada “edition one” en color azul Plasma. Partiendo del acabado exterior S line, también incluye los retrovisores exteriores virtuales, detalles en aluminio, llantas exclusivas de 21 pulgadas, pinzas de freno en color naranja y techo solar panorámico. Un dispositivo de iluminación proyecta en el suelo el emblema “edition one”.

Para el interior existe la posibilidad de elegir entre el acabado design selection, combinado con asientos de contorno tapizados en cuero Valcona de color gris Mónaco, y el acabado S line, con asientos deportivos también tapizados en cuero Valcona.

Entre la dotación se incluyen de serie el equipo de audio Bang & Olufsen Premium con sonido 3D en la parte delantera, el paquete de asistentes Tour y las luces Matrix LED con intermitentes dinámicos delanteros y traseros, así como animaciones de luz de bienvenida y despedida.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Revista de coches,

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.