www.motorpoint.com

Compactos, berlinas, familiares, SUV… la gama más amplia entre las marcas premium

Probamos la gama híbrida enchufable TFSIe de Audi
Ampliar

Probamos la gama híbrida enchufable TFSIe de Audi

Con unos precios que oscilan desde los 42.150 euros del A3 Sportback 40 TFSI hasta los 116.090 euros para la versión de batalla larga del A8 60 TFSIe quattro y una amplia oferta de potencias de entre 204 a 462 CV, la gama TFSIe combina racionalidad con calidad y prestaciones. Eso sí, sin, incluir descuentos o las ayudas del Moves III.

Por Florentino García
x
florentinomotorpointcom/10/10/21
www.motorpoint.com
lunes 25 de octubre de 2021, 13:51h

La firma de los cuatro aros sigue con paso firme en su conversión hacia la electrificación con un calendario que muy marcado. Donde en el 2025 lo tiene señalado como el año en que se lanzará el último modelo con un motor de combustión y el 2033, el ejercicio que pondrá fin a la producción de motores de gasolina y Diésel. Y más tarde, en 2050, es cuando la empresa alemana tiene como objetivo que toda su oferta sea 100% neutra en emisiones de CO2.

Pero hasta que esto llegue, hoy por hoy, Audi vive esta transición con la gama híbrida enchufable más importante del mercado premium y que se distinguen por la abreviatura “TFSIe”. Y es que Audi ofrece sus modelos PHEV (PHEV = siglas de Plug-In Hybrid Electric Vehicle, vehículo híbrido enchufable) en doce líneas de productos, totalizando en la actualidad 20 versiones híbridas enchufables, que comprenden modelos desde la clase compacta al segmento de lujo. De este modo y después de los A6, A7 Sportback, A8 y Q7, en el verano de 2020 esta tecnología llegó a la clase compacta con el A3 Sportback, al que siguió el Q8 en otoño. El Q3 y el Q3 Sportback, y el actualizado Q5 junto a su variante con carrocería coupé, el Q5 Sportback, son los modelos con versiones híbridas enchufables más recientes en incorporarse a la gama

Tecnología PHEV

Eficiencia, comodidad de carga y versatilidad: los híbridos enchufables de Audi. El primer objetivo de la marca con sus modelos PHEV es ofrecer una experiencia de conducción que inspire seguridad. Su concepto de propulsión proporciona una gran eficiencia y un alto poder de recuperación de energía. Como resultado, una gran parte de los trayectos diarios se pueden cubrir solamente con energía eléctrica y cero emisiones locales. Y a bajas velocidades, el Sistema Acústico de Alerta de Vehículos genera el e-sound prescrito por la normativa.

En el modo “Auto Hybrid”, la configuración de funcionamiento principal, el motor TFSI y el motor eléctrico se reparten el trabajo de forma inteligente y con la máxima eficiencia. A bajas velocidades utiliza solamente la energía eléctrica; da prioridad al motor TFSI a velocidades más altas y, a menudo, combina ambos. El motor eléctrico proporciona empuje adicional cuando se acelera o cuando hay una gran necesidad de carga. Si el conductor pisa el acelerador con firmeza, la interacción entre este propulsor y el de gasolina crea un potente impulso. Al acelerar desde un régimen bajo, el motor eléctrico interviene en las décimas de segundo que el turbocompresor necesita para generar presión. Al conducir a regímenes constantes, puede funcionar en algunos momentos como un generador eléctrico, lo que desplaza el nivel de carga del TFSI a rangos en los que es más eficiente.

La estrategia predictiva de funcionamiento contribuye a la reducción del consumo y a la recuperación de energía durante la marcha. En el modo híbrido, cuando se activa un destino en el navegador controla el sistema de propulsión para que la carga de la batería se distribuya inteligentemente durante toda la ruta. Para ello, evalúa continuamente los datos del sistema de navegación, de los sensores y de los sistemas de asistencia. La estrategia predictiva de funcionamiento tiene en cuenta condicionantes en tiempo real, como atascos o tráfico denso en la ciudad, y adapta sus cálculos al estilo del conductor. Basándose en esta información calcula un plan aproximado para el viaje. Al mismo tiempo realiza un ajuste para distancias cortas en estrecha colaboración con el asistente de eficiencia predictivo, que utiliza los datos de los sensores instalados en el coche para identificar las señales en la ciudad, las intersecciones, los límites de velocidad y los vehículos que circulan por delante.

El modo híbrido integra otros dos modos que el conductor puede activar a través del MMI. Si selecciona “Battery hold”, se mantiene el nivel la carga que tenga la batería con objeto de utilizarla más adelante; por ejemplo, en un entorno urbano. En el modo “Battery charge”, la batería se carga mientras se conduce para, posteriormente, disponer de energía eléctrica a la hora de circular por zonas urbanas. Los conductores pueden utilizar el botón EV para priorizar la propulsión solo con energía eléctrica. Tan pronto como el conductor retira el pie del acelerador, el sistema de gestión y el asistente predictivo de eficiencia deciden conjuntamente entre desactivar el sistema de propulsión para avanzar en modo de marcha por inercia o utilizar el motor eléctrico para recuperar energía. Cuando el cambio automático está en la posición S, todos los modelos funcionan con un modo específico de recuperación.

El motor eléctrico puede encargarse por sí solo de la frenada hasta una deceleración de alrededor de 0,3 g, la gran mayoría de las realizadas en la conducción diaria, en un proceso que regenera energía. Solo cuando el conductor pisa el pedal de freno con más fuerza entran en acción también los frenos hidráulicos, activados por un servofreno eléctrico. La transición es casi imperceptible y el pedal de freno siempre proporciona una excelente respuesta y se puede modular con precisión; además, la recuperación permanece activa. Al frenar, el A3 TFSIe y el Q3 TFSIe recuperan hasta 40 kW de energía; en el Q8 TFSIe quattro esta cifra llega hasta 80 kW.

El segundo objetivo de Audi a la hora de desarrollar sus modelos PHEV es ofrecer una cómoda gestión de la carga de la batería. Los PHEV compactos se cargan con una potencia de hasta 2,9 kW en el caso del A3 y con hasta 3,6 kW en los Q3 y Q3 Sportback, mientras que los modelos del segmento superior admiten hasta 7,4 kW.

Por ejemplo, se tarda entre 2,5 y 4,5 horas en cargar la batería desde una toma de corriente industrial. Debido a su mayor consumo eléctrico, los modelos más grandes tienen una batería mayor y, por consiguiente, también más capacidad de carga. La mayoría de los clientes de un modelo PHEV cargan sus vehículos una vez al día, operación que puede realizarse cómodamente durante la noche en un enchufe doméstico; aunque también es posible recuperar carga en paradas puntuales utilizando un poste de carga público o en el trabajo.

Con una autonomía en modo eléctrico de hasta 73 km en el caso del A6 TFSIe, los modelos híbridos enchufables de Audi cubren las necesidades de la mayoría de los usuarios que utilizan su vehículo para trayectos diarios en las grandes ciudades. El compacto A3 Sportback 40 TFSIe, por ejemplo, puede llegar a realizar hasta 65 km con cero emisiones locales.

Una gama muy tecnológica

Audi ha diseñado sus modelos PHEV como híbridos en paralelo, tanto los de motor longitudinal como los de transversal. El motor de combustión siempre es de gasolina. En los modelos compactos A3 Sportback, Q3 y Q3 Sportback es un 1.4 TFSI con una potencia de 110 kW (150 CV). Los híbridos enchufables de las gamas A6, A6 Avant, A7 Sportback, Q5 y Q5 Sportback utilizan el 2.0 TFSI con 195 kW (265 CV). Los A8, Q8 y Q7 están propulsados por el 3.0 TFSI, con una potencia de 250 kW (340 CV). En todos los casos, el motor eléctrico es una máquina síncrona de imanes permanentes (PSM) con una potencia que varía entre 80 y 105 kW, según el modelo. Está integrado en la carcasa de la caja de cambios automática, donde forma el módulo híbrido, junto con el embrague de acoplamiento que conecta el motor TFSI con la transmisión.

En términos de transmisión, los híbridos enchufables demuestran la capacidad tecnológica de Audi. En los modelos compactos un cambio S tronic de seis velocidades transmitela fuerza motriz a las ruedas delanteras. Los modelos superiores, que tienen propulsores montados longitudinalmente, están equipados de serie con un cambio S tronic de siete velocidades o un tiptronic de ocho, junto con la tracción quattro. Tanto el A6 como el A7.

Sportback y el Q5 tienen implementado el sistema quattro con tecnología ultra; es decir, acoplamiento automático del eje trasero. En el caso del A8, el Q7 y el Q8 cuentan con la tracción permanente quattro con un diferencial central puramente mecánico.

Dependiendo del modelo, la batería de iones de litio almacena entre 13,0 y 17,9 kWh de energía. En los modelos compactos y en el Q8 TFSIe quattro integra células prismáticas en una carcasa fija. El circuito de refrigeración de la batería está conectado al circuito de baja temperatura, que alimenta el motor eléctrico y la electrónica de potencia.

Hasta siete perfiles de conducción

El sistema Audi drive select es un equipamiento de serie en todas las versiones PHEV de la marca de los cuatro aros. Dependiendo del modelo, ofrece hasta siete perfiles de conducción que el conductor puede seleccionar con el MMI: comfort, efficiency, auto, dynamic, individual, offroad y allroad. El Audi drive select influye en la configuración de la propulsión, el cambio automático, la dirección y la suspensión, así como en varios sistemas opcionales, como la suspensión neumática. Dependiendo de la configuración, la interacción entre los sistemas también cambia; por ejemplo, los umbrales a partir de los cuales ambos motores funcionan conjuntamente o en qué momento el motor eléctrico respalda con su impulso al térmico y, por tanto, cuándo se alcanza el par máximo del sistema.

Ver galería fotográfica de toda la Gama Audi TFSIe (Click)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios