Te ayudamos

¿Buscas coche y no sabes qué combustible escoger?
Ampliar

¿Buscas coche y no sabes qué combustible escoger?

Atención a las normativas

lunes 16 de julio de 2018, 12:46h
Analizamos los distintos tipos de combustible que se pueden escoger hoy en día

En el momento actual, los consumidores tienen muchas dudas del coche a comprar, cobre todo, por el combustible a utilizar y el mantenimiento que requieren.

Ahora se puede elegir entre coches ya muy conocidos de gasolina o diésel, y los más novedosos: híbridos, 100% eléctricos y con gas natural.

Gas

Empezaremos por explicar las diferencias entre este tipo de vehículos. No todos son iguales. El gas empleado puede ser comprimido (GNC) o licuado (GLC). El primero es metano y el segundo es una mezcla de butano y propano.

El coste por kilómetro es diferente, ya que el GNC (comprimido) es más bajo, si bien el precio por litro de combustible es mayor. El consumo es menor y el resultado es favorable al GNC.

El coste por kilómetro de este vehículo es entre un 30% y 50% menor comparado con otro con combustible de gasolina o diésel. Por lo tanto, puede circulat el doble con los mismos litros en el depósito.

En nuestro país se venden más coches GLC (gas licuado) que GNC (comprimido), y los fabricantes de este último, entre turismos y vehículos industriales, como Volkswagen, Fiat Mercedes Voslvo y Opel (turismos) y Renault, Iveco y Scania entre los vehículos pesados urbanos, como autobuses o camiones de recogida de residuos sólidos. Se espera que esta oferta crezca en los próximos años.

Este tipo de vehículos tienen también exenciones económicas. Por ejemplo, no tienen que pagar el Impuesto de Matriculación, una ayuda, en este momento, de 3.000 euros con el Plan Movea, siempre y cuando el vehículo no supere los 25.000 euros antes de impuestos. En Comunidades, como Andalucía, Cataluña o el País Vasco también hay ayudas para aquellos que transformen sus vehículos a gas natural.

Una de las preguntas más frecuentes es si es fácil repostar. En nuestro país hay, más o menos, 60 estaciones de servicio que suministran GNC y se espera llegar en muy poco tiempo a las 80.

Y una de sus mayores ventajas, para los viven en las ciudades, es su clasificación ECO, que les permite acceder a zonas restringidas y circular en otras de alta contaminación.

Las emisiones de nitrógeno se reducen un 85% y las partículas en suspensión casi en 100%. Las de CO2 caen hasta un 30%, además que las reservas de metano tienen un mayor futuro, ya que no es un derivado del petróleo.

Híbridos

Los coches híbridos está aumentando su cota en el mercado según pasan los meses. Su capacidad para combinar un motor de combustión y otro eléctrico ofrece muchos beneficios frente a otras alternativas, pero también tiene sus incovenientes.

Cada marca tiene su propia tecnología y puede haber diferencias significativas según sea el modo de recarga. En ocasiones el motor eléctrico está reservado a una circulación a baja velocidad y se apaga cuando se sobrepasa un límite, mientras que en otros casos también es empleado en los momentos de máxima exigencia, alcanzando mayores prestaciones.

Son bastantes los puntos fuertes de esta tecnología. Son más ecológicos al emitir menos gases contaminantes.

Otro punto es que en modo eléctrico no emite ningún sonido cuando funciona y la contaminación acústica en las ciudades disminuye mucho y se nota.

Son muchos, por no decir todos, los fabricantes que están apostando por este tipo de vehículos y esto hace que la oferta en el mercado sea más amplia cada vez. Cada segmento tiene una alternativa de motor híbrido. Por lo que hay muchas opciones donde elegir.

Pueden circular sin problemas por las grandes ciudades, aparcar sin coste alguno en las calles centrales, utilizar el carril Bus-Vao, tiene una reducción del 75% en el impuesto de circulación y también existen ayudas estatales y autonómicas para los compradores.

Algunos de estos modelos tienen la ventaja de que el motor eléctrico se carga solo, gracias al KERS que permite aprovechar la energía cinética en las frenadas.

Al contar con un motor de gasolina no es un problema realizar grandes desplazamientos y consiguen una conducción más eficiente ya que la electricidad es más eficientes que los que usan combustibles fósiles.

En muchos aspectos los vehículos híbridos aún tienen que mejorar.

En el proceso para conseguir electricidad se usan materiales escasos en la naturaleza o que necesitan ser extraídos usando complejos procesos químicos. Esto puede suponer que se vuelva a tener un problema de materias primas.

Al montar dos motores, tienen el inconveniente de que pesan más que sus equivalentes de gasolina y este lastre tiene que ser compensado con un mayor aporte de energía.

Este tipo de vehículos son más caros que aquellos que usan gasolina, ya que su fabricación y desarrollo es más costosa. Se espera que con una mayor expansión en el mercado se pueda mejorar en este aspecto.

También son contaminantes cuando se pone en marcha el motor de gasolina y sólo es interesante para los que hagan uso mixto en ciudad y carretera.

Y el más importante, a nuestro juicio, los puntos de recarga. Son mínimas las estaciones o puntos de recarga de existen en España. Por otra parte, no todo el mundo vive en comunidades o viviendas individuales que les permitan recargar, por ejemplo, por las noches.

Cabe destacar también que los híbridos enchufables suelen contar con la pegatina 0 emisiones mientras que los no enchufables tienen la pegatina ECO. La principal ventaja de los primeros respecto a los segundos es que pueden aparcar de forma totalmente gratuita e ilimitada en las zonas SER.

100% eléctricos

El mercado de esta categoría de vehículos está tomando impulso y, aunque su crecimiento es todavía lento, en 2017 aumentó en un 78% respecto a 2016. Pero de los coches eléctricos 100% es necesario saber más que en los híbridos.

Es, no hay duda, el vehículo más ecológico y el más barato en cuanto a coste por kilómetro respecto a los vehículos con otro tipo de combustión.

Estos modelos no emiten CO2 a la atmósfera porque el motor convierte la electricidad consumida en energía. Y al no ser ruidoso, también se elimina la contaminación acústica.

La inversión inicial y el coste por kilómetro es favorable, como decimos, a los motores eléctricos. A diferencia de los modelos de combustión interna, no presenta fallos en el sistema de refrigeración, nivel de aceite ni otros complementos.

Además, estos modelos, no necesitan cambio de marcha, ya que su funcionamiento se basa en una relación continua hasta una velocidad límite y sólo se requiere de un mecanismo simple para distinguir al dar marcha atrás.

Como explicábamos en el apartado de los híbridos, lo peor para este tipo de coches es que existen muy poco puntos de recarga de las baterías. Y la acción de recarga difiere según sea el fabricante.

De momento, los coches más asequibles tienen poca autonomía y tan sólo los menos asequibles por precio pueden rondar los 500 kms con carga. Y muchas veces no se pueden cargar en “carga rápida” y pueden tardar horas en volver a estar completos.

La mayoría de estos modelos asequibles tienen poca potencia, ya que el aumento de baterías penaliza en el peso. Por ello no tienen una excesiva velocidad.

Por otra parte, al ser más sofisticados y poco conocidos, necesitan talleres y atención muy especializada y muchas veces repuestos importados que representa un coste más alto. Lo mismo que el coste de la batería, aunque está calculada para que dure, al menos, 7 años.

Top 5 de ventas

Existe ya un número de clientes que, como hemos dicho, sube de año a año. Los 5 coches más vendidos en nuestro mercado pertenecen a marcas con una fuerte implantación en nuestro país.

Son Nissan Leaf, BMW i3, Hyundai Ioniq, Renault ZOE y Smart FourFour Electric Drive. Sin embargo, el más deseado y que también es autónomo es el Tesla Model S.

En el pasado Salón de Madrid se pudieron ver todos los modelos 100% eléctricos y los visitantes más inquietos pudieron recibir toda clase de información sobre ellos.

Y el stand que tuvo más afluencia fue el de Tesla, con sus modelos más exquisitos, pero que parte de un precio de más de 80.000 euros y pueden llegar a los 175.000 euros con todas las opciones que se puedan soñar.

Gasolina y Diesel

Gasolina y diésel son los dos combustibles tradicionales por excelencia. Hace unos meses, las diferencias entre diesel y gasolina eran importantes y la elección entre un combustible u otro dependía del uso que le fuese a dar el comprador.

Hoy en día, los legisladores que llevan años promoviendo y favoreciendo el diésel han decidido posicionarse abiertamente en contra, relegándolo prácticamente al uso industrial. Y es que, a no ser que se realicen cientos de miles de kilómetros por autovía al año o conduzcamos un camión/furgoneta que requiera de grandes dosis de par, la compra de un vehículo diésel ha dejado de tener sentido.

Gracias al turbo, los motores de gasolina se han vuelto más eficientes que nunca. El consumo de combustible ha bajado considerablemente en los últimos años, siendo fácil encontrar coches de gasolina con consumos de entre 5 y 6 l/100km. Además, ahora también entregan unas cifras de par bastante buenas.

¿Cómo será el futuro del automóvil?

Los fabricantes no se detienen en la evolución de los coches que hemos analizado. Ya están pensando en lo que será el futuro. Vehículos autónomos, conectados, compartidos y eléctricos.

Y el futuro son vehículos que se conducen solos y que se comunican entre ellos mientras que las personas viajan en su interior navegando por internet, leyendo un periódico o trabajando.

El desarrollo en la tecnología de conectividad está evolucionando a una gran velocidad y, en este momento, los consumidores atienden cada vez más a su contenido electrónico que a sus características como automóvil.

La tendencia es apostar por los eléctricos frente a los de combustión. Montan propulsores que tienen mucho potencial en cuanto a prestaciones y un aprovechamiento de la energía del 85%.

Pero la conectividad, como decimos, se está imponiendo. Los actuales teléfonos inteligentes son una prueba muy clara. Se puede acceder a internet sin soltar las manos del volante, consultar rutas y participar de diferentes aplicaciones que nos conectan con el resto de conductores.

El sistema “e-call”, obligatorio en los coches desde el 31 de marzo, es un sistema para casos de accidentes y que marca automáticamente con el número 112, transmitiendo la localización del vehículo. También el uso del GPS, utilizado desde hace tiempo, está relacionado con la conectividad y que nos guía sin error hasta nuestro destino.


Todo esto está muy bien, pero se perderá algo muy importante para los que les gustan tener sensaciones especiales al volante de un coche convencional y que le haga sentir ese algo especial de dominar los caballos de un motor potente. En pocas palabras, se perderá la pasión de conducir.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Revista de coches,

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.